¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
24 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Es muy importante ponerse en juego

Lunes, 05 de enero de 2015 00:00
<p>GONZALO MORALES / EL SECRETARIO DE CULTURA DE LA PROVINCIA HIZO UN BALANCE DEL 2014 CON EL TRIBUNO DE JUJUY.</p>

¿Qué considera que está sucediendo en la relación planteada entre estado y creadores, a dos años de su gestión?

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

¿Qué considera que está sucediendo en la relación planteada entre estado y creadores, a dos años de su gestión?

Yo digo siempre que la construcción se hace desde la sumatoria. La sumatoria de intenciones, de recursos, y cada uno pone un objetivo. Sumatoria de recursos estatales y privados. Los estatales, en el área que me compete que es la Secretaría de Cultura de la Provincia tiene planteados todos los programas para cada una de las disciplinas, desde el vamos, en el Plan Provincial de Cultura. Cualquier persona que acceda al plan, puede pensar "mi emprendimiento o mi hacer, se puede encaminar por aquí", y encontrar un lugar. Y en ese plan está establecido todo, desde el dinero que está asignado a cada programa, de una manera totalmente limpia para que todo el mundo sepa por donde canalizar. Ahí es donde hay que sumar y mirar alrededor para ver cómo me sumo con el otro. Siempre hablamos de conformar redes, y creo que el colectivo de las artes audiovisuales fue el que más vio eso en este año.

El 90 por ciento del presupuesto de "Ventana Andina" (1º Festival Internacional de Cine organizado por Cultura) quedó en los realizadores jujeños, y eso es importante decirlo. Aún con los errores, que tuvimos bastante, quedó una experiencia para que en la segunda edición se conforme un equipo de trabajo. Era mucho más fácil buscar una productora de Buenos Aires que haga el festival, pero no nos poníamos en juego ni nos vinculábamos. El primer éxito fue que gente que no pensaba igual, que tenía formación distinta, ideologías distintas, se uniera en pos de un objetivo. Hubo 32 mesas de negocios para productoras locales. Eso lo vieron enseguida y se aprovechó, muchos ahora tienen distribución gracias a ese encuentro.

Entonces, Ventana Andina trabajando en conjunto; la sanción de la Ley de Cine; y todo el trabajo que hicimos de capacitación durante el año, que concluye en la conformación de la primera escuela de cine para el NOA en la provincia de Jujuy; habla de la importancia de poder sumarse.

Hay otras disciplinas que en mayor o menor medida, vienen tras esos pasos, y hay otras que lamentablemente hoy no entienden que si no trabajan al lado del otro, no hay manera de poder construir.

Desde la gestión no se puede abarcar la totalidad, es imposible porque gracias a Dios tenemos una provincia con una vida cultural muy plena. Nosotros ponemos herramientas a disposición para que las tome el que quiera. Ha habido convocatorias en las que no se presentó ninguna propuesta, quizás con la intención de boicotear –como analizaron algunos-, pero el boicot es en estos casos a la propia actividad, porque te están diciendo que hay plata para algo que vos hacés y no lo aprovechás. Igual muchos de esos grupos, finalmente se presentaron sobre el filo de los cierres de fechas.

Muchos de los que en algún momento cuestionaron la modalidad de la gestión, después optaron por entrar en las convocatorias y hasta ganaron premios.

¿Tiempo para entender la modalidad de la gestión? ¿Hubo cambios?

La idea de abrir las convocatorias, y sostener que todo lo vamos a hacer así, seguirá así hasta el último día. Ninguna elección será a dedo, sino mediante convocatoria pública. Eso se va trasladando a cada una de las disciplinas. Lo último que largamos es el programa "Músico Hacedor" porque vimos que hay una gran necesidad de espacios donde tocar, y nos pasaba que muchos venían por el cachet que daba cultura, y al otro día tocaban en un bar. Como acá tenían asegurado el sustento no promocionaban esta presentación, sino la del bar solamente. La idea es que seamos coherentes, y autogestionen sus fechas, nosotros ponemos el sonido, la infraestructura, pero el artista tiene que buscar caminos.

¿Qué adelanto hubo en la organización de las acciones del organismo a partir de los objetivos planteados?

Algo muy importante que ha sucedido este año es la conformación de los nodos de cultura de la provincia. A partir de que presentamos el plan provincial, generamos ocho nodos para las diferentes regiones, que nos permitan estar al día con la provincia en sus necesidades y con la planificación, tratando de hacer entender que el lugar de Cultura, no es para pedir los afiches o el sonido, porque no es una agencia de eventos. Trabajamos con los contenidos para potenciar otros aspectos como el turismo y a otros artistas. La Puna es un lugar muy difícil para la comunicación, tuvimos que conformar tres nodos para poder tener el ida y vuelta lo más fluido posible. Esto nos llevó a conformar el circuito tanto para músicos como para teatro, poniendo a disposición por ejemplo, el transporte.

Los programas de la Secretaría están pensados para contemplar toda la cadena de valor, desde la capacitación, la producción y la distribución de esos eventos. No nos sirve el que el final de la cadena sea un disco, sino que a partir de ahí empieza la distribución. Así están planteados "Jujuy suena", "Jujuy escénica", "Jujuy le han puesto de nombre", el Salón Provincial que ya tiene fechas para estar en Buenos Aires, Córdoba, Tucumán.

¿El Plan Provincial de Cultura tiene alguna flexibilidad para cuestiones no contempladas?

La idea es seguir poniendo las herramientas del plan a disposición, pero por ejemplo en los últimos tiempos del 2014 tuvimos que ver cómo acompañar a todos los músicos, que tienen escenarios confirmados de verano. Entonces mediante convocatoria pusimos un monto a disposición, para que se asigne a cada uno de los grupos traslado o la posibilidad de instalarse. A partir de esto se acercaron también los artesanos y se abrió otra convocatoria para ellos. Eso no estaba en el plan, pero la cultura es viva, entonces hay que estar atentos.


¿Podría mencionar tres puntos destacados en lo realizado en el 2014?

Para destacar, el eco que generó "Ventana Andina", y una de sus consecuencias que es la creación de la sede de la Enerc (Escuela nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica) en Jujuy, porque se destacó como hecho pero además disparó un montón de líneas de trabajo. También, la posibilidad del encuentro de los hacedores jujeños con el Mica; y la conformación de la Red Provincial de Cultura con los ocho nodos, porque nosotros habíamos hablado de democratizar el acceso, y creo que con esto estamos muy cerca del objetivo. El otro eje importante del plan era la regionalización y nosotros veníamos muy lento, porque todo lo que sucede en capital tiene una visibilidad inmediata, pero a la vez hay muchas acciones en otras regiones de la provincia, que no tiene eso.

Ahora le pediría que enumere tres puntos negativos del trabajo realizado en el año que terminó...

Uno es que hemos perdido contacto con algunos grupos hacedores que están en la línea del enojo, a pesar de que sostenemos que las puertas están siempre abiertas para mejorar y pulir, y ese es un tema a saldar. Por otro lado, no hemos podido materializar y tener acceso a determinados puntos dentro de la ciudad, porque por ejemplo hemos planteado alrededor de 82 talleres libres y gratuitos, y hay espacios a los que no hemos podido llegar, zonas o barrios con los que no hemos podido articular, donde ofrecerlos. Y otro tema negativo es la incapacidad de diálogo interno con los determinados recursos humanos en la administración de este organismo.

¿Cómo ve desde su lugar de titular del organismo de Cultura, el término del 2014 después de un año de mucho trabajo y muchos enfrentamientos?

Yo insisto en la construcción. Hay un montón de cosas que se dicen mediante el anonimato en redes sociales o por mails que circulan. Me parece que sería más productivo que se planteen en las reuniones que teníamos con los colectivos, donde en muchas oportunidad hubieron silencios sepulcrales. Ponerse en juego, significa ponerse en juego en ese ámbito de construcción. Creo que hay mucha gente que está entendiendo lo planteado desde la gestión.

¿Se lo manifestaron a usted personalmente?

Sí, podría incluso dar nombre y apellidos. Y también hay otros que no me lo manifestaron directamente, pero me lo mandaron a decir.

Algo muy importante que quiero decir es que la cultura no es solo la artística, nosotros tenemos dos direcciones, una para gestionar la cuestión artística, y otra para el patrimonio. En la dirección de patrimonio, hemos trabajado muchísimo en la provincia. Se está llevando a cabo la catalogación e inventario de bienes culturales en el Ramal y Yungas, que es una trabajo que no es visible pero que es muy importante a futuro. Se han conformado muchas comisiones de sitio, y se renovaron autoridades en la Quebrada de Humahuaca. Uno de los objetivos es tener los "guardianes de sitio" en todo el territorio, que queremos que cada comisión los elija por votación, para seguir sosteniendo la consulta y el ida y vuelta.

Y además se están por iniciar las obras del Museo Arqueológico. Ya está por salir la licitación para tener una remodelación total del museo, para que tenga las condiciones que amerita nuestra provincia que tiene un patrimonio gigantesco.

Ahora que pareciera que comienza a encaminarse o a armonizarse la relación con los distintos sectores culturales, a usted le queda un año de gestión, que en términos del plan provincial (que se plantea hasta el 2016) es corto. ¿Cómo piensa encararlo?

La idea es que en el 2015, que ya tiene perfilada una actividad intensa, se cumpla en el primer semestre con un nuevo encuentro con los colectivos artísticos en toda la provincia, para poder terminar de reformular este marco que estamos dejando, que es un marco de acción. Yo sé que hay muchas cosas de la gestión que no se van a ver ahora, que se van a ver a futuro, y es lo que más me interesa.

Apostamos a reforzar y mantener el encuentro para que construyamos un plan que no sea sólo hasta el 2016, sino que sea un marco de acción de aquí en adelante, donde el acceso sea para todos, y pensando en la provincia, no en los quinchitos personales.