La estampa de la llegada de los Reyes Magos se materializó ayer para los chicos de la comunidad de la parroquia San Pedro y San Pablo, en la zona Sur capitalina, a donde llegaron en la tarde de ayer. El encuentro organizado por la comunidad parroquial se concretó en la iglesia de avenida Almirante Brown y Zegada donde los niños pudieron conversar con Melchor, Gaspar y Baltasar, dejarles cartas y recibir obsequios.

Organizado por integrantes del Camino Neocatucumenal, que funciona en la parroquia, se planificó la celebración del día de Reyes. Para eso contaron con la participación de tres integrantes que representaron a los queridos personajes.

Los Reyes Magos, tras el nacimiento del Niño Jesús, llegaron desde lejos a rendirle homenaje y entregarle regalos.

Los Reyes Magos, tras el nacimiento del Niño Jesús, llegaron desde lejos a rendirle homenaje y entregarle regalos.

Se trata de una iniciativa que se cumple todos los años.

Los integrantes de la comunidad anfitriona organizaron los detalles para que sea ameno el encuentro y darle un sentido más profundo. Para ello se leen algunas palabras de reflexión, y luego los niños pueden preguntar detalles una vez que los Reyes relatan la historia como los primeros que adoraron al Niño.

“Son los primeros que se convierten, porque ellos creen que el Niño que están adorando es el Niño Dios, el Emmanuel. Entonces se les hace como una catequesis a los niños, también tratando de sacar a los chicos del consumismo, que sepan que los reyes existieron y fueron los primeros cristianos que lo adoraron”, indicaron sobre el objetivo.

Ellos obsequiaron oro al “rey de reyes”, el incienso porque el aroma se ofrecía a divinidades, y mirra al recordar que era mortal .

Ellos obsequiaron oro al “rey de reyes”, el incienso porque el aroma se ofrecía a divinidades, y mirra al recordar que era mortal .

Se buscaba con ello profundizar sobre la historia religiosa, detallando inclusive el significado del oro, incienso y la mirra como regalos.

La idea, según explicó Eduardo Fernández, era que los chicos puedan conversar y sacarse dudas con ellos, y luego entregar cartitas, para finalmente recibir obsequios y golosinas. Los chicos sumaban alrededor de un centenar, algunos estaban acompañados por sus padres y cantaban minutos antes de la llegada de los Reyes. Cuando ellos ingresaron, ataviados con trajes coloridos y con brillo, los pequeños y aún los más grandes vieron con asombro su ingreso. Mientras jugaban y agitaban las cartitas aún en sus manos, escuchaban atentamente lo que se les explicaba, con la idea de que luego pudieran entregarlas. Luego estaba prevista la entrega de obsequios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...