A diez meses del asesinato de Sergio Gabriel "pik" Narbay, joven que murió de varias puñaladas y de una feroz golpiza en manos de al menos "quince personas", sus padres no bajan los brazos y pese a que hay tres personas imputadas por el hecho, (dos están detenidas y un menor de edad está en libertad), sostienen que más personas participaron en la horrenda muerte y "deberían estar detenidas".

Mirta Claudia Narbay y Juan Carlos Lafuente, padres del joven asesinado, dialogaron con nuestro matutino y dijeron que "la causa está encaminada, que hace días se ordenaron pruebas de ADN en las prendas de vestir secuestradas del menor imputado en la causa y cuando estén los resultados, tenemos la esperanza que sea detenido", dijo Mirta Narbay.

Las otras dos personas que están detenidas son Leandro "chori" Suárez y Francisco "pancho" Mansilla, ellos están acusados de ser los supuestos responsables de los delitos de "homicidio calificado por el concurso premeditado de número de personas intervinientes" y "robo calificado en poblado y en banda en coautoría y en concurso real".

La causa está a cargo del Fiscal Aldo Lozano, quien reunió los elementos necesarios para imputar a estas dos personas y si bien el caso se encuentra en pleno proceso de investigación, con los resultados de las pericias químicas que se ordenaron, habrá novedades y posibles detenciones.

Los padres de Narbay sostienen que la muerte del joven no fue casual, "ellos tiempo atrás habían tenido problemas con mi hijo, lo reconocieron y se abalanzaron sobre él y lo mataron entre más de diez personas, de eso estoy segura. Lo golpearon entre varios por todas partes del cuerpo y luego recibió por lo menos 15 puñaladas, tres de ellas fueron mortales y tenía muchas heridas en los brazos, porque en todo momento intentó defenderse de las agresiones", dijo la mujer.

Secuencia de la terrible agresión que sufrió el joven Narbay

El 15 de diciembre el año pasado, Sergio "pik" Narbay había ido a ver junto con un amigo el partido televisado de Gimnasia y Esgrima de Jujuy frente a Aldosivi. Al término del partido volvía a su casa alrededor de las 23 y en la esquina de las calles Bouchard y Azopardo fue agredido por una patota.

Según los datos que aportaron los testigos, el ahora detenido Suárez y un grupo de personas provocaron disturbios en alrededores del estadio 23 de Agosto y cuando los efectivos dispersaron a esas personas, salieron corriendo unas cuadras hasta llegar a una sandwichería de la avenida Almirante Brown, donde se llevaron una botella de cerveza de una mesa del local. Ahí fue donde se encontraron con Mansilla que también estaba con su grupo y siguieron corriendo. Allí, los dos grupos se encontraron con otros jóvenes que serían del barrio San Pedrito, con quienes tendrían viejos resquemores y arremetieron contra ellos a lo que se libró una persecución por la avenida.

Mientras caminaba tratando de eludir la refriega, Narbay junto a su amigo presenciaron que tres de los integrantes del grupo que corría, intentaban arrebatarle el teléfono celular a dos jovencitas.

El joven intentó persuadir el asalto y uno de los malvivientes reconoció a "pik" y llamó a los patoteros para que agredan al joven de 24 años.

En esos momentos, entran en escena un grupo de remiseros, que habían sido víctimas de un atraco mientras cenaban en una de las mesas de una sandwichería de la citada avenida, quienes dieron cuenta de la terrible golpiza que estos sujetos le propinaban a "pik". En esas circunstancias un conductor le "tiró encima el vehículo" a "un sujeto que le pegaba patadas en la cabeza a Narbay, ya en total estado de indefención. Después el menor declaró que el protagonista de la cobarde agresión era el "chori" Suárez", relató la madre de Sergio Narbay.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...