Al menos siete personas murieron y una permanece desaparecida tras chocar ayer una embarcación de la Guardia Costera griega con un bote de madera en el que viajaban 39 refugiados y migrantes, que navegaba desde Turquía hacia la isla griega de Lesbos. La Guardia Costera informó que ha recuperado los cuerpos sin vida de un hombre, dos mujeres y cuatro niños, uno de ellos un bebé.
Aún se desconoce la identidad de las víctimas fatales
Una secuencia de imágenes muestra como un buzo griego saca del agua el cuerpo sin vida de una de las menores.
Las autoridades marítimas todavía buscan a una última persona de este naufragio. Por el momento, la Guardia Costera ha rescatado a 31 personas y ha lanzado una amplia operación en la que participan embarcaciones de la agencia de la Unión Europea Frontex. Según las primeras investigaciones, el accidente se produjo por el fuerte oleaje y los vientos que reinaban en la zona.
El caso recuerda el de Aylan Kurdi, el pequeño de solo tres años que murió ahogado el 2 de septiembre cuando él y su familia intentaban llegar a Europa. La foto que avergonzó al mundo abrió el debate sobre cómo está manejando Europa la crisis migratoria.
Además, un total de 276 personas han sido rescatadas ayer en tres operaciones cerca de las costas de las islas griegas de Lesbos, Quíos y Kos, que registran el mayor número de desembarcos de refugiados debido a su cercanía con Turquía.

Rutas de balcanes
Muchos siguen la ruta de los Balcanes: de Turquía a Grecia por mar; hacia Macedonia, al norte, y en distintos puntos de Europas en colectivo o a pie; por tren a través de Serbia y luego caminando los últimos kilómetros hacia Hungría, primer país miembro de la Unión Europea (UE) y del espacio europeo libre de pasaporte, o zona Schengen.
Así, evitan la más peligrosa ruta del Mediterráneo hacia Grecia e Italia, en la que, en lo que va del año, más de 2.300 migrantes ya murieron ahogados o de hambre y sed en embarcaciones precarias, entre ellos 55 cuyos cuerpos fueron hallados ayer en la bodega de un barco de traficantes rescatado cerca de Libia.
Una vez dentro de la UE, la mayoría de los migrantes y refugiados trata de llegar a naciones europeas más prósperas, como Alemania, Austria, Holanda o Suecia.
Mientras que las autoridades alemanas esperan hasta 80.000 migrantes para este año. Según la normativa europea llamada Dublín, el proceso de asilo debe tramitarse en el primer país de la UE donde llega la persona que la solicita, por lo que en principio se deduciría que un segundo país podría devolver al solicitante al país de entrada. En rueda de prensa tras la cumbre en Viena, Merkel reiteró hoy que la normativa Dublín sobre asilo "no funciona" y que se requiere una "solución común" europea frente a la crisis.

Schulz, molesto con el trato de la UE
El presidente del Parlamento Europeo dijo que siente vergüenza.
El presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, aseguró ayer que se siente avergonzado por el trato que dispensan países comunitarios a los refugiados frente al que les ofrecen estados como Turquía, y urgió a los líderes de la UE a desembolsar los fondos comprometidos a estos países terceros. “En la Unión Europea, me da vergüenza compararlo con el trato a los refugiados en Turquía, Jordania o el Líbano”, comentó Schulz en una rueda de prensa para explicar su participación en la cumbre de líderes comunitarios de ayer, en la que van a abordar las medidas a largo plazo para afrontar la crisis de refugiados. Una de las medidas que se pretende impulsar es la creación de centros de atención y registro de peticiones de asilo en países externos a la Unión. Y además llamó a la reflexión por lo sucedido ayer con la muerte de los cuatro niños.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...