El accidente cerebrovascular (ACV) irrumpe de un momento a otro y a partir de allí cada minuto es crucial. Según el Ministerio de Salud de la Nación, es la primera causa de invalidez en adultos y adultos mayores, y produce alrededor de 18 mil muertes al año. Además, estiman que se producen entre 40 mil y 80 mil casos por año. Desde la cartera sanitaria nacional indican que por cada 100.000 habitantes, 44,6 sufren un ACV. De esta manera, se convirtió en la séptima causa de muerte del país y representa el 6% del total anual. Si bien la mayor incidencia se da en personas mayores de 45 años, en los últimos años creció el número de jóvenes que lo sufren.

"El ACV es una emergencia médica. Actuar a tiempo puede impedir o disminuir sus secuelas.

¿Qué es un ACV?

Es una afección causada por la pérdida súbita del flujo sanguíneo en el cerebro o por el sangrado dentro de la cabeza. En ambas situaciones, la falta de oxígeno produce la muerte de las neuronas.

Pueden ser de tipo isquémico o hemorrágicos. El primero se produce cuando se obstruye una vena cerebral e interrumpe la irrigación de sangre; es decir, de oxígeno y nutrientes a las neuronas. Los hemorrágicos, por su parte, se presentan cuando una arteria se rompe y comienza a sangrar dañando las estructuras adyacentes del cerebro.

Se puede prevenir. Esta afección es una situación prevenible, una vez que ocurre, el actuar rápido por parte de un especialista disminuye las consecuencias discapacitantes.

Según estimaciones, el 90% de las personas que sobreviven lo hacen con algún tipo de discapacidad, mientras que un 50% requiere ayuda de otros para desempeñarse en sus actividades de la vida cotidiana.

"Controlar los factores de riesgo puede prevenir un ACV. Es por eso se recomienda que las personas se hagan los chequeos correspondientes cada año. Además, resulta fundamental tener hábitos saludables".

Afecta a cada vez más jóvenes y mujeres

El ACV se puede dar a cualquier edad. Si bien cada vez se detecta mejor y más precozmente, el estilo de vida moderno implica un retroceso en calidad de vida por motivos ambientales, como la polución, el estrés, el hacinamiento, la mala alimentación y el sedentarismo".

Factores de riesgo

Existen factores de riesgo como la presión arterial alta, anticonceptivos, diabetes, colesterol alto, mala circulación y un estilo de vida poco saludable a través del consumo de drogas, alcohol, tabaquismo, sedentarismo e incluso el estrés". En el caso del estrés, "está sujeto a una investigación importante debido a que produce transformaciones y movimientos a nivel de genes que traen aparejadas diferentes patologías, provocando problemas cardiovasculares y otro tipo de enfermedades.

Síntomas

La atención temprana, durante las primeras horas, resulta fundamental para disminuir el daño y las posibles secuelas. "En las primeras horas de producido el cuadro es vital que el paciente sea atendido y evaluada su situación para iniciar un tratamiento y favorecer su recuperación".

Pérdida de fuerza y/o sensibilidad súbita de un lado del cuerpo.

Dificultad para comprender, hablar y/o tragar

Dolor de cabeza intenso y de súbita aparición

Desviación de la comisura labial

Problemas en la visión (visión borrosa, dificultad con un solo ojo o ambos a la vez)

Problemas de coordinación, pérdida del equilibrio, vértigo

"Es importante reconocerlos para que pueda concurrir inmediatamente a un centro de atención o llamar prontamente a un sistemas de emergencias para ser estudiado rápidamente y cumplir con todos los procedimientos necesarios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...