El ministro de Defensa de México, Salvador Cienfuegos, rechazó ayer tajantemente y por primera vez en una entrevista televisiva que el Ejército esté involucrado en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa hace más de un año y reiteró su negativa para que expertos de la Cidh interroguen a militares y que familiares de las víctimas ingresen a cuarteles.
Mientras, las autoridades ofrecieron una recompensa de unos 150 mil dólares por información para detener al exjefe de Policía de la ciudad de Iguala y a otras cuatro personas, involucradas en la desaparición de los 43 estudiantes y prófugas desde hace un año.
Finalmente, Cienfuegos rompió el silencio por primera vez sobre los hechos de Iguala, en el que familiares y organismos de derechos humanos involucraron a las Fuerzas Armadas.
La desaparición de los estudiantes reveló una profunda crisis humanitaria en México y detonó una fuerte crisis política y social, en especial en el Gobierno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...