En horas de la tarde las honras a la Patrona de Jujuy se cumplieron en la iglesia Catedral, con una procesión y solemne misa, presidida por monseñor Daniel Fernández y concelebrada por los sacerdotes de la Diócesis.

Con una amplia concurrencia de la feligresía, que con fe y devoción se hizo presente en el atrio de la Catedral para honrar a la Virgen del Rosario, se inició la procesión que recorrió las principales calles de la ciudad.

Con el tañido de las campanas y el batir de pañuelos y banderines como signo de veneración, los fieles recibieron a la imagen coronada de la Santa Patrona, la cual fue llevada en andas, escoltada por miembros de agrupaciones gauchas y efectivos de las fuerzas de seguridad.

Durante la Eucaristía permaneció en exposición la réplica de la imagen del Santísimo Salvador que se ubicará en cerro Las Rosas.

Las bandas de sikuris abrieron el pasaje de la imagen, seguido por abanderados y escoltas de escuelas confesionales, monaguillos, seminaristas, sacerdotes de la Diócesis con el obispo Fernández, y funcionarios provinciales y municipales, quienes realizaron el recorrido entonando cantos de alabanza y elevando oraciones.

Posteriormente, tuvo lugar la Santa Misa de la fiesta patronal que fue celebrada en un altar especialmente preparado para la ocasión, que se montó sobre calle Sarmiento, frente a la iglesia matriz. Allí fue depositada la imagen de la Virgen del Rosario, para la veneración de toda la comunidad, en el 95º aniversario de su coronación.

"Acudir al llamado del Señor"

Durante su homilía, monseñor Fernández reflexionó sobre la anunciación del Angel a la Virgen María. El obispo manifestó que "al igual que sucedió con María, es Dios quien toma la iniciativa de llamarnos, de mover nuestros corazones para que nos dirijamos a él".

Mencionó que como hijos de Dios, fuimos creados a su imagen y semejanza, "únicos e irrepetibles", asegurando que "Dios nos pensó con un designio, no como uno mas, sino como un ser especial, único".

Aseguró que al igual que María que no comprendía cuando recibió el anuncio del ángel, pero obedeció el designio de Dios, "como cristianos debemos aceptar la voluntad del Padre. María nos enseña que debemos creer y decir que sí al llamado del Señor". Es por eso que exhortó a la feligresía a aceptar el plan de salvación, a creer y colaborar como servidores. "Dejémonos usar por Dios para hacer el bien, como lo hizo María, entregando su corazón y su vida a Dios", dijo.

Renovar la vida consagrada

Al ser éste el año de la vida consagrada, y en el marco de las fiestas patronales en honor a la Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya, primera consagrada a Dios, durante la celebración de la misa, hubo un momento especial en el que numerosos religiosos renovaron su entrega a Dios.

En la oportunidad, el párroco de la Catedral Manuel Alfaro invitó a religiosos y religiosas de distintas congregaciones a ubicarse frente al altar para expresar ante el obispo y delante de María la renovación de su vida consagrada, momento que fue celebrado y acompañado por la feligresía.

Cabe destacar que al finalizar la celebración eucarística, se hizo presente la Banda de Música "Éxodo Jujeño", del Regimiento de Infantería 20, que ofreció a los presentes una retreta musical, con un amplio y variado repertorio que completó la jornada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...