En Estados Unidos, hay personas que se toman muy en serio el festejo de la noche de brujas. En la ciudad de Parma, tortura, decapitación y mucha sangre fueron los adornos que una mujer decidió colocar en su casa para celebrar Halloween.

Colocó una serie de maniquíes sometidos a toda serie de torturas, como empalamientos y crucifixiones, lo que impactó al vecindario.

La conmoción fue tal que los vecinos expresaron sus dudas sobre la salud mental de la mujer. Incluso se unieron para pedir a las autoridades que hagan algo al respecto, según información publicada por Excélsior.

Aunque la mujer aseguro que hasta ahora nadie se ha acercado a quejarse directamente con ella por su destreza decorativa, pero sí consideró que sería bueno bajar un poco el nivel de detalle de sus creaciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...