El papa Francisco se mostró ayer "consternado" y condenó firmemente la toma de rehenes que terminó con 21 muertos el viernes en Bamako, Mali, a sólo tres días de partir a su primer gira africana, que lo llevará a Kenia, Uganda y República Centroafricana.
"Pido a todos ustedes rezar por este viaje para que sea para todos estos queridos hermanos y para mí un signo de cercanía y amor", dijo Francisco durante el Angelus, ante unas 30 mil personas que colmaron, como todos los domingos, la Plaza San Pedro de la Ciudad del Vaticano.
El Papa invitó a los fieles presentes a rezar para que haya "paz y prosperidad en estas tierras" y habló concretamente del atentado del viernes pasado en Mali.
Pidió "alivio y consuelo a las familias" de las víctimas y de los heridos.
"Consternado por esta violencia ciega el Santo Padre implora a Dios la conversión de los corazones y del don de la paz", rezó el telegrama firmado ayer por el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin y dirigido a Bamako.
Exultantes por la visita del Papa
Los católicos del suburbio de Kangemi, en Nairobi, se sienten privilegiados por la misa que el viernes oficiará allí Francisco, el “Papa de los pobres”, que a partir del miércoles realizará su primera visita a África.
En la primera visita a África de su pontificado, el Papa viajará a Kenia (25-27 de noviembre), a Uganda (27-29 de noviembre) y a República Centroafricana (29-30 de noviembre).

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...