Atlético Talleres pagó un caro precio al cambiar su estilo de juego por lucha que le propuso San Martín y cayó 2 a 0, en el partido de ida correspondiente a la Tercera Fase del Federal B. Alejandro Benitez y Diego Velázquez fueron los goleadores.
Hasta los 13 minutos no parecía un partido de fútbol sino una lucha descarnada por la posesión de la redonda, mantenerse en pie porque el estado barroso y los charcos de agua en todos los sectores no dejaban margen para otra cosa.
Dentro de ese contexto, Talleres tenía el trámite controlado e insinuaba un poco más que el dueño de casa, cuando sorprendió el local con un gol que nadie esperaba. En un ataque aislado y luego de un rebote Benitez terminó empujándola adentro para alegría de su centenar de hinchas.
Tocado en su amor propio, el "expreso" se fue en busca de la igualdad, tras una serie de rebotes, Cardozo quiso rematar y Nuñez puso el brazo, penal y expulsión del defensor formoseño que antes había "talado" a González cuando se generó el tiro libre. Pero, el "Pela" Cardozo remató el penal muy anunciado y el arquero Gorosito se arrojó a su izquierda y rechazó la pena máxima, desperdiciando Talleres la oportunidad de emparejar el marcador.
Los primeros minutos del complemento, eran un calco de lo sucedido en el primer tiempo y en una contra feroz, se fue Velázquez y literalmente lo fusiló a Bordón que nada pudo hacer, fue el segundo gol de San Martín que aumentó la ventaja en el marcador por pura eficacia nomás.
A los 20' chocaron Cardozo y Pisculiche (entró por Correa) y el "Pela" cayó pesadamente al piso, lo atendieron y fue trasladado en ambulancia para una mejor atención.
Con la visita lanzada con todo en busca de la heroica, el local apostó al contragolpe y estuvo cerca de aumentar, pero Velázquez perdió en el mano a mano con Bordón y en la siguiente chance remató apenas desviado y la bocha se fue besando el palo derecho.
Talleres equivocó los caminos, en lugar de hacer su juego optó por ir a la lucha, el roce y el trámite se enmarañó tanto que la ganancia para el duelo de casa porque la visita se vistió de puro nervio. "Maxi" Martínez estuvo cerca y Ponce cuando expiraba el partido mandó una pelota rasante apenas desviada.
Aunque el partido se estiró hasta los 50 minutos, el marcador no se modificó con alegría formoseña y desazón periqueña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...