HUMAHUACA (Corresponsal). Como indica la creencia, el 1 de noviembre comienza la celebración y los festejos en honor a los difuntos. Se dice que el 1 de este mes, las almas llegan a visitar a su familiares.

Siguiendo esta tradición, las familias se reúnen en una casa días antes a preparar panes en formas de escaleritas, cruces, animales, para ofrendar a las almas. Así se preparan las ofrendas, como así también todas las cosas que al difunto le gustaba comer y beber, como chicha, locro, picante, asado, vino, panes, dulces, coca, etc.

Las ofrendas se colocan la mañana del 1 de noviembre y permanecen en la mesa principal de las casas hasta el día siguiente, día en el que son compartidas entre parientes, amigos y vecinos, para luego concurrir a los cementerios a dejar flores en las tumbas de los difuntos y participar de las misas que allí se celebran durante estos dos días.

Este año, la Municipalidad, a través de la Secretaría de Cultura, preparó la mesa para todas las almas de los empleados municipales fallecidos y las almas olvidadas. La misma se encontraba en el recinto del Concejo Deliberante.

Asimismo, cientos de humahuaqueños visitaron el cementerio, llevando coronas y flores a las tumbas de sus familiares. Luego de adornarlas, rezaron pidiendo el descanso eterno para ellos. Es una tradición cultural y religiosa que perdura a través del tiempo

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...