El exministro de Planificación, Julio de Vido, cuestionó ayer la decisión de reducir los subsidios al consumo de gas y electricidad, y advirtió que eso "significa una fenomenal transferencia de dinero de sectores populares a empresas energéticas".

De Vido, un defensor de la política de alta regulación tarifaria, dijo que la Argentina destinó en 2015 unos 139 mil millones de pesos a los subsidios energéticos, de lo que el 60 por ciento fueron para la industria y el comercio, por lo que eliminarlo "afecta la competitividad y corren riesgo un millón de empleos".

Aseguró el ahora diputado nacional por el Frente para la Victoria que "llamativamente" en los últimos días "se duplicaron los cortes" de energía eléctrica respecto del año pasado ante condiciones climáticas similares.

Y apuntó en ese sentido contra las dos principales distribuidoras eléctricas de la zona metropolitana Edesur y Edenor porque "es evidente que están aprovechando las circunstancias para presionar a través de los cortes y duración de los mismos, como hicieron durante los últimos 12 años".

En su cuenta de la red social Twitter, el exfuncionario kirchnerista dijo que las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner siempre resistieron los intentos empresarios para "dolarizar las tarifas", por lo que mantuvieron precios populares y competitivos, a costo argentino. Aclaró también que los volúmenes de generación de energía "estaban completamente garantizados" al finalizar la gestión de Cristina, el 9 de diciembre último, con una potencia instalada de 27 mil megavatios (MW), con un pico de consumo de 24.000 MW.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...