Silvina Jerez y Carlos Gómez son artistas plásticos. Ella jujeña, él de Buenos Aires. Ella pinta, y él esculpe. Los une la pasión por el muralismo. Así es que juntos son desde hace un par de años, pareja en el arte y como una cosa lleva a la otra, hoy son también pareja en la vida, y Carlos actualmente está radicado en Jujuy.
Se conocieron en un encuentro de muralistas a nivel nacional, de dónde Silvina recuerda haber traído muchas fotografías. Cuenta que cuando vino a nuestro diario para hacer una nota sobre esa experiencia, nos aportó las imágenes, y la elegida para la portada del suplemento de Cultura y Espectáculos fue la de Carlos y su obra. Fue entonces que buscó su contacto y le mandó la fotografía del diario, él le pidió que le guardara el ejemplar, y comenzaron a comunicarse de manera más fluida.
La próxima coincidencia fue en el encuentro de muralistas de Calilegua realizado hace un par de años, en el Ramal Jujeño. "El hizo un mural escultórico y yo uno de pintura, a partir de ahí nació la idea de armar un grupo entre los dos para trabajar juntos", cuenta Silvina.
Los une la pasión por el muralismo y una historia personal. Se proponen recuperar la memoria con proyectos que nos describen.
Desde entonces, trabajaron juntos en varios murales esculóticos que fusionan la escutlura en cemento y la pintura. La mayoría de sus trabajo están la provincia de Córdoba, y desde este año comenzaron a concretar proyectos en nuestra ciudad. El primero fue el mural que se ubica en la entrada de la Iglesia Santa Rita, en el barrio Los Perales, con la imagen del Papa Francisco sostentiendo a una niña en sus brazos. Cuando comenzaron a hacerlo ourrió una fatalidad, un accidente en el falleció una pequeña de cuatro años, Natalia Galián. Fue entonces que decidieron pedir autorización a su madre, para que el rostro de la niña que estaba en los brazos del Papa sea el de ella. Y así fue. La inauguración fue muy emotiva.
Es que una de las características de los proyectos que llevan adelante Silvina y Carlos, es la de darle rostros reales a los monumentos y murales que realizan. La otra, es rescatar personajes y momentos de nuestra historia argentina.
Para ellos se encargan de hacer investigaciones exhaustivas sobre la historia, los personajes, tanto recurriendo a la bibliografía como a los testimonios de la gente.
Otros proyectos para Jujuy son dos murales en la Basílica San Francisco y tres murales para nueva Capilla Museo de Los Perales, que faltan definir. Y el más ambicioso, es el que titularon "El Héroe de mi Barrio". La idea es hacer murales sobre la Guerra de Malvinas, destacando a los soldados jujeños que participaron, con el rostro de cada uno de ellos en sus propios barrios.
Carlos explica como fusionan su arte: "Yo hago escultura figurativa, la mayoría de los escultores hacen abstracción, y entonces encontré una veta en los monumentos, y fusionamos la pintura de ella (Silvina) con mi trabajo, y armamos algo muy interesante. Yo puedo hacer una cara muy bien hecha, pero ella con la pintura la realza un poco más. Yo manejo mucho el volumen, ella maneja mucho el dibujo. En el muro nos fusionamos los dos y salen cosas lindas".
Antes de unirse a Carlos ella hacía murales en pinturas con estilo figurativo, pintura de caballete, hiperrealismo. "Al haber fusionado nuestras manos, encontramos un lugar en los monumentos", cuenta Silvina. "Hicimos murales y monumentos de José de San Martín, Manuel Belgrano Belgrano, la Guerra de Malvinas, y todo esto que apunta a la figuración, a la fácil lectura del público, y siempre plasmando rostros verdaderos. Buscamos gente, bibliografía, hacemos una investigación profunda previa para poder esculpir y pintar a alguien. Estudiamos el vestuario de la época, etc.", describe.
Trabajaron juntos en Córdoba, antes de que Carlos se radique en Jujuy, donde hicieron 17 obras en dos años. Ahora les encargaron una escultura de Próspero Molina, en Cosquín. "Estamos buscando información y no conseguimos su rostro. Hablamos con las sobrinas y con el historiador Felipe Pigna para ver si nos conseguía más datos", cuenta Carlos. Se va hacer en la entrada a la plaza que lleva el nombre de "Próspero Molina" donde está el escenario mayor "Atahualpa Yupanqui" del festival de folclore tan conocido.
Cabe mencionar que en esa famosa plaza ya hicieron el Patio del Chamamé con varias figuras de la música argentina de este ritmo, y se completará este año con uno más. También hicieron "La Coscoína" obra en la que contamos su historia, en el marco de los 50 años del Festival Nacional del Folclore, hace unos años. Hasta el momento nadie había contado su historia", comenta Carlos.
Anécdotas
Algo curioso les pasó en Saldán, otro pueblo de Córdoba, donde sabían que el nombre del pueblo era el de un cacique, pero como no había imágenes de él, tuvieron que inventar su rostro para hacerle un mural. "No sabemos si se parece o no, pero para los lugareños ya tiene rostro".
Cuando realizaron una obra en homenaje a Chacho Peñaloza en La Rioja, el monumento de este caudillo se hizo en la casa de un vecino, que cada vez que se acerca un turista a apreciar el trabajo, él sale y le cuenta la historia. Detrás de Chacho Peñaloza viene un caballo y al jinete le hicieron el rostro del dueño de casa, entonces él se entusiasma al decir: "y ese que viene atrás, soy yo". Silvina concluye: "Queremos contar la historia de la gente que hizo algo o que dejó una marca, no sólo próceres nacionales, sino destacar las historias de vecinos en los barrios".
En busca de sus rostros
"El mes pasado hicimos un mural en Córdoba sobre Malvinas, para no hacer algo vacío elegimos hacer las caras de tres soldados que estuvieron en la guerra, uno es el cordobés Oscar Poltronieri, que es un héroe nacional sobreviviente no muy conocido; y Silvina conocía a la madre del jujeño Rubén Oviedo, caído en Malvinas, y ella le dio su fotografía y la autorización, y también hicimos su rostro", cuenta Carlos.
A partir de esta experiencia, encararon un proyecto que está listo para ser ejecutado cuando consigan algún aval, que se titula "El Héroe de mi Barrio".
Cuentan que están en conversaciones con el Rim 20 para reacondicionar el monumento que está en Senador Pérez, en el puente que está yendo para barrio Chijra, que está abandonado. "Ahí queremos poner toda la imágenes de Héctor Rubén Oviedo, como para recuperar la memoria", asegura Silvina.
Pero el proyecto aspira a una experiencia excepcional que sería muy atinada llevar a cabo para hacer justicia en cuanto al honor que se merecen nuestros soldados que dejaron su vida en Malvinas. "Queremos que dejen de ser un número, una placa, sino que vean el rostro de ellos y contar la historia de dónde viene", dice Carlos.
La idea es hacer un mural con el rostro de cada uno de nuestros héroes fallecidos, en el barrio en donde se criaron en Jujuy.
La investigación y recopilación de fotografías, ya está en marcha.
La periodista Laura Ballatore, quien está trabajando en un libro sobre los héroes jujeños, nos aportó algunos datos como la lista de sus nombres y una composición fotográfica con todos sus rostros.
Los jujeños caídos en Malvinas son Miguel Ángel Ávila, Omar Chaile, Héctor Díaz Gómez, Raúl Farfán, Teodoro Laguna, Héctor Rubén Oviedo, Fidel Quispe, Antenor Sajama, Roberto Sancho, Jorge Torres, Roberto Úzqueda, Fernando Zarzoso, Humberto Alemán, Ramón Salazar y Justo Mamaní.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...