SALTA (Agencia) Ocurrió en el pueblo de Fuerte Esperanza, en la zona de El Impenetrable chaqueño. Daiana Marisel More, de 16 años, estaba desaparecida desde hacía casi dos años.
Fuerte Esperanza es una localidad de difícil acceso. Por eso los peritos y policías de la localidad de Castelli tuvieron que viajar en avioneta el domingo para allanar la humilde vivienda donde vivía Daiana Marisel More (16), desaparecida desde enero de 2014. La chica, que antes de su desaparición había quedado embarazada, nunca se había ido de su casa. Debajo de una cama, enterrado unos 80 centímetros bajo tierra, estaba su esqueleto cubierto con cal y envuelto en una sábana.
Por el hecho fueron detenidos la madre y padrastro de la adolescente. Se cree que murió luego de que la golpearan para inducirle un aborto.
La búsqueda de la chica comenzó el 30 de noviembre, cuando el padre biológico, que vive en la localidad de Charata, hizo la denuncia porque hacía mucho tiempo que no sabía nada de su hija.
En su presentación, el hombre contó que desde hacía casi dos años cada vez que le mandaba un mensaje a Daiana a su celular quien le respondía era su ex pareja, Marta More, de 39 años, a veces haciéndose pasar por la menor y en otras ocasiones diciendo que la chica no podía contestar en ese momento.
El padre también reveló que More además llegó a decirles a él o a vecinos que preguntaban por la joven que se había ido a estudiar a Buenos Aires.
Ocultamiento
Los investigadores de la División de Investigaciones de Charata, junto con sus pares de Castelli y la policía de Fuerte Esperanza, comenzaron a seguir los pasos de la madre y el padrastro. "Hasta el 30 de noviembre no había ninguna denuncia hecha. Se tomaron declaraciones y se determinó que algo estaba pasando, por lo que primero se dispuso que fueran aprehendidas estas dos personas", indicaron.
La fuente indicó que luego de las detenciones, realizadas el sábado, el domingo a la mañana llegó la fiscal con la Policía Científica para allanar la casa y en un dormitorio encontraron el cadáver de una persona enterrado debajo de una cama".
El procedimiento, encabezado por la fiscal de Investigación Penal 1 Raquel Maldonado, se realizó alrededor de las 11. Los peritos no demoraron en encontrar el cuerpo, porque la noche anterior el padrastro de Daiana se había quebrado y contó dónde estaba escondido. "Estaban los huesos", describió el vocero policial. En su relato a los investigadores, Ojeda contó que su hijastra murió por una infección generalizada por aborto "espontáneo" y confesó haber ocultado el cadáver. Sin embargo, vecinos dijeron que la chica era maltratada por su madre y el padrastro, lo que hace suponer que la habrían matado cuando intentaban provocarle un aborto a los golpes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...