LA QUIACA (Corresponsal) El mes de Febrero es sinónimo del Carnaval, que comienza en toda la provincia luego del desentierro del diablo, en definitiva simboliza el advenimiento del espíritu festivo que representa a este tradicional evento. Dicho desenfreno, irónicamente es moderado para crear, al mismo tiempo, un espacio sano y familiar, donde personas de todas las edades pueden divertirse a su manera. Como cada año la Policía de la Provincia diagrama un importante operativo de control y seguridad en todas las ciudades, rutas o sitios que tengan alguna actividad relacionada con la festividad carnestolenda. Con fecha 31 de enero el jefe de policía comisario general Roberto Paniagua, elevó al poder ejecutivo un edicto policial. El cual consta de varios artículos, entre los cuales figuran severas penas para quienes estén se encuentren en estado de ebriedad deambulando por la vía pública, estrictos controles a comercios y puestos de ventas de bebidas alcohólicas. Entre otras disposiciones varias, tendientes a reprimir el consumo de alcohol, no prevenir, los más llamativo es el cobro de una estampilla para quienes deseen usar un disfraz para carnaval. El artículo 5 y 6 del edicto, establece el pago de 10 pesos por cada persona o grupo que quiera disfrazarse, aclara que se entiende como disfraz el uso de máscaras caretas entre otras. Además debe solicitarse la correspondiente autorización policial para su uso. El artículo en cuestión cita 4468/07 del Fondo Especial de Seguridad, y que se otorgará una oblea confeccionada con cartulina al portador. Asimismo el artículo 7, hace alusión a que los disfraces no deben atentar contra la moral, las buenas costumbres y el orden público. El siguiente artículo, 8, establece la detención de 5 hasta 10 días o el pago de una multa "redimible". El Tribuno de Jujuy pudo acceder a la información elevada desde jefatura de Policía a la Unidad Regional 5, Las medidas pueden ser efectivas o no, eso quedará a consideración de la población. En el caso de La Quiaca, que cuenta con dos gigantescas murgas que anualmente participan de los corsos carnestolendos, tal es el caso de Club Juvenilia y Club Social. La suma a abonar ascendería a precios exorbitantes, incluso para las demás comparsas. Todo tiempo pasado fue mejor señala un viejo refrán, ¿ pero es necesario medidas que se usaban en la época de la dictadura militar?. Los memoriosos recordarán que durante esos años era obligatorio portar una autorización para usar un disfraz, a los descuidados disfrazados de Diablo, terminaban la noche en una celda. Quizás la única buena noticia del edicto, es que los bailes se extenderán hasta las 6 de la mañana, medidas antiguas en tiempos modernos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...