La diputada por el PRO Laura Alonso declaró ayer frente a la fiscal Viviana Fein que Alberto Nisman le remarcó, antes de morir, que la presidente Cristina Fernández había "ordenado" el encubrimiento de Irán en la causa Amia, mientras que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich señaló que la denuncia de Nisman apuntó a "atacar a la Presidenta de la Nación con un objetivo político".
En su declaración, Alonso hizo saber que en una reunión a solas que mantuvo con Nisman el 14 de enero, cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de Le Parc, el fallecido funcionario judicial le confesó: "Cristina Kirchner ordenó todo", al referirse a la denuncia que presentó contra la mandataria.
Cuando le preguntaron si Nisman le dijo que temía por su vida por la denuncia contra la jefa de Estado, la diputada del PRO respondió que el fiscal fallecido le comentó: "No tengo miedo por mí, tengo miedo por mis hijas". También le manifestó que desde la Procuración General querían "apartarlo" de su cargo por la investigación.
Además, la diputada del PRO dijo que Nisman "no tenía dudas" sobre el contenido de su denuncia contra la Presidente y el canciller Héctor Timerman, y que le había prometido "voy con todo" a la exposición que tenía previsto hacer el lunes en el Congreso. "No tengo dudas de que no se suicidó", sostuvo Alonso al salir de la fiscalía, aunque fuentes judiciales aclararon que la fiscal Fein "no le preguntó qué opinaba sobre cómo murió Nisman sino sobre las circunstancias que estaba viviendo".
Al declarar como testigo e interrogada sobre sus últimos contactos con Nisman, Alonso describió al fiscal como un hombre "decidido" a concurrir al Congreso para sostener su denuncia por encubrimiento contra la Presidente.
Fuentes judiciales deslizaron que Alonso describió ante la fiscal Fein a un Nisman "atemorizado" y con una expectativa mayúscula sobre su exposición ante el Congreso. Nisman estaba trabajando intensamente en la presentación prevista para el lunes posterior a su muerte, que nunca llegó a concretarse.
Según Alonso, Nisman estaba preocupado por sus hijas, lo que coincide con lo que declaró el empleado de la UFI Amia, Diego Lagomarsino, el hombre que le entregó el arma que causó su muerte.
Por su parte, Jorge Capitanich insistió en que "es necesario identificar la hipótesis de una verdadera asociación ilícita tendiente a promover un estrépito en el ámbito nacional para atacar a la Presidenta" y "generar una estrategia tendiente a tapar el problema del juicio oral de encubrimiento". Capitanich explicó que "si esto es un problema que está pergeñado por otras motivaciones se debe investigar claramente quién está detrás de esta estrategia".
El jefe de Gabinete razonó que "si el objetivo ha sido político, es necesario pensar que detrás de esta denuncia hay una acción delictiva organizada", que solicitó "investigar" y hacia el final de su habitual conferencia de prensa matinal, reiteró que "lo que queda claro y es absolutamente contundente, es que la denuncia de Nisman no tiene ningún tipo de razonabilidad".

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...