Más de 125 millones de niñas y mujeres fueron sometidas a alguna forma de mutilación genital y cada año, tres millones están en riesgo de padecer una intervención similar, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) al conmemorarse ayer el Día Internacional de Tolerancia Cero, contra esta práctica.
Este tipo de ablación fue definida por el organismo de Naciones Unidas como "cualquier procedimiento que altere o cause daño a los órganos genitales femeninos por motivos no médicos" e incluye el corte total o parcial del clítoris y labios vaginales y la incisión, raspado o cauterización de la zona.
Comúnmente se la suele relacionar con una interpretación del Islam, aunque se trata de una práctica que existe antes de esta religión y que no es común entre la mayoría de los musulmanes.
En ese sentido, la Organización para la Cooperación Islámica, que reúne a 57 Estados confesionarios de esa religión, repudió la mutilación genital como un "acto de violencia contra las mujeres" e indicó que no es mencionada en ningún pasaje del Corán. En ese marco, la OMS atribuyó sus causas a una mezcla de razones entre las que está la convención social en algunas culturas que se trata de la preparación de las niñas para la adultez y el casamiento.
También apuntó a falsas creencias como que la ablación reduce la libido de la mujer, lo que merma las posibilidades de relaciones sexuales premaritales e infidelidades.
"Se la asocia también a ideales culturales como la femineidad y la modestia, que incluye la noción que las mujeres son "limpias" y "bellas" después de remover partes del cuerpo consideradas "impuras", indicó la OMS. Incluso está vinculada a la creencia que es saludable para las mujeres, lo que fue totalmente desmentido por el organismo al reafirmar que "la mutilación genital femenina no tiene beneficios médicos o sanitarios y viola los derechos humanos de las niñas y las mujeres. Todo lo contrario, la mutilación es asociada a una serie de riesgos a corto y largo plazo para la salud física, mental y sexual, y para el bienestar". Sobre esta situación, la entidad alertó que según sus estadísticas más del 18% de todas las ablaciones son realizadas por profesionales de la salud, y los datos sugieren que esta tendencia va en aumento. Unicef indicó que las pocas estadísticas oficiales que existen muestran que la mayoría de las víctimas son menores de 5 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...