Cuando Salvador Canuto Martínez asumió su segunda gestión en el gobierno municipal, contó con la colaboración de su secretario Antonio Bordallo Puparelli, con quien encaró la construcción del edificio propio de la municipalidad.

Don Salvador tenía una personalidad muy definida, era tenaz en sus decisiones y firme en la ejecución de las mismas, y así fue que logró que se confeccionaran los planos correspondientes y la licitación de la obra cuyo monto ascendía a $ 111.000 moneda nacional (m/n). Finalmente se adjudicó en $ 87.000 m/n a los constructores Delgado-Greppi.

Con gran entusiasmo pueblo y gobierno participaron del acto de la colocación de la piedra fundamental de la obra, cuya edificación era uno de los grandes desafíos que se impuso Don Salvador.

El palacio Municipal fue inaugurado el 24 de febrero de 1940, durante un importante acto que contó con la presencia del gobernador de la provincia, ministros, el senador nacional ingeniero Herminio Arrieta, altas autoridades y toda la comunidad.

Al concretar en aquellos años, una propuesta de esa envergadura, Salvador Canuto Martínez fue blanco de la crítica de sus contemporáneos, quienes consideraban al proyecto del edificio como una loca utopía demasiado grande para el pueblo.

A pesar de ello el audaz intendente, como buen maestro, apostó al futuro: "lo hice pensando no en el San Pedro actual, sino en el San Pedro del mañana...", fue la visionaria sentencia de su mensaje durante el acto de inauguración. El edificio se levanta frente a plaza General Belgrano, en la esquina sudoeste de las actuales calles Mitre y Alsina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...