Por su impacto sobre empresas, inversores y ahorristas, el cepo cambiario se transformó en un eje relevante de debate entre los precandidatos para suceder a Cristina Kirchner el 10 de diciembre próximo.

A la discusión, que incluye promesas de un rápido desarme de las restricciones para hacerse de divisas, se sumaron los referentes económicos de cada movimiento político con aspiraciones de llegar a la Casa Rosada.

El tema fue instalado con más fuerza desde que el jefe de Gobierno porteño y precandidato del PRO, Mauricio Macri, prometió: "Si soy presidente, el 11 de diciembre se termina el cepo".

Macri sostuvo incluso que si llega al Sillón de Rivadavia "van a sobrar dólares en la Argentina a partir de diciembre", al tiempo que subrayó que su intención era dejar flotar el tipo de cambio, una medida considerada riesgosa ante la debilidad en la que el gobierno dejaría las reservas del Banco Central.

Más moderado, el líder del Frente Renovador y ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, Sergio Massa, estimó que eliminar la restricción cambiaria le llevaría 100 días pero por las dudas aclaró: "Obvio que voy a eliminar el cepo".

Con ánimo de no apuntar al corazón de una de las medidas más controversiales de la actual administración, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, advirtió que algunos candidatos "van sector por sector a decirles lo que quieren escuchar".

"El verdadero cambio no va a ser cambiar todo, ni volver a empezar", argumentó Scioli, quien afirmó que "el Gobierno viene demostrando cómo se van normalizando las situaciones sin tener que hacerlo por el sólo hecho de estar en campaña".

Por su parte, los economistas también opinaron sobre las propuestas y desestimaron, principalmente, la de Macri.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...