El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró ayer que el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias "está muy bien en el nivel en el que está" y deslizó que la huelga de mañana martes fue motivada por gremios que tomaron una posición política enfrentada al Gobierno.
"Creo que el Mínimo no Imponible está muy bien en el nivel en el que está porque se ajustó muy fuerte hace dos años", aseguró el ministro y sostuvo que lo de las alícuotas se puede discutir, dado que hay un "engaño" de un sector de la prensa que dice que el gravámen afecta a todos los trabajadores.
El Gobierno reafirmó así que mantendrá en vigor el impuesto pese a que los transportistas y centrales obreras opositoras reclamarán su eliminación con una huelga nacional de 24 horas mañana martes y ya amenazan con un nuevo paro más extenso, de 36 horas.
El tributo sólo "afecta a la minoría que más gana", unos 850.000 trabajadores sobre una fuerza laboral de 11 millones de asalariados, justificó ayer el ministro de Economía.
"No es un invento argentino (el tributo a los salarios más altos). Existe en muchos países, en Estados Unidos, en los escandinavos. La lógica es que los que más ganan, hagan su contribución a las políticas públicas que alimentan los planes sociales", dijo el ministro Kicillof.
El gravamen es progresivo según el nivel salarial y tiene una tasa máxima de 35%, cuyo peso se descarga sobre los trabajadores con sindicatos fuertes que logran cada año aumentos similares a la inflación de más del 30% anual mediante negociaciones paritarias con las empresas.
La medida de fuerza paralizará de hecho a Argentina al no funcionar los servicios de colectivos, ferrocarriles, subterráneo, camiones ni aviación comercial; tampoco habrá atención al público por partes de los bancos públicos y privados.
Los gremios opuestos a la presidente Cristina Fernández de Kirchner sostienen que el "impuesto al salario" es injusto en un país donde la renta financiera no está gravada y la minería paga tasas inferiores a las que se les cobran a los trabajadores.
La huelga fue declarada en un año electoral, por los comicios a presidente y legisladores nacionales a celebrarse el 25 de octubre, y para Kicillof existen motivaciones políticas en los gremios que llevaron a impulsarla. "Sobre la cuestión del Mínimo no Imponible ha habido un avance en el debate de cara a los gremios. No hablo de los gremios que se han posicionado políticamente en otros partidos, apoyando otras fuerzas políticas sino del movimiento obrero en su conjunto", dijo el ministro.
Y agregó que "en la Argentina existe desde hace mucho tiempo (el impuesto)" y remarcó que "uno de los principales impulsores fue el presidente (Juan) Perón", creador del movimiento nacional justicialista.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...