Policías federales y soldados mexicanos detuvieron ayer a Omar Treviño Morales, alias "Z-42" y considerado el líder de Los Zeta, uno de los carteles más sanguinarios en México. Treviño Morales, fue detenido en una operación antes del amanecer en San Pedro Garza García, un suburbio acaudalado al norte de la ciudad de Monterrey en el estado fronterizo de Nuevo León, dijo un funcionario de seguridad, que pidió el anonimato debido a políticas internas.
La del "Z-42" es la segunda captura de un presunto líder del narcotráfico en menos de una semana. La Policía Federal capturó el viernes a Servando Gómez "La Tuta", señalado como líder del cartel de los Caballeros Templarios, que aterrorizó al estado occidental de Michoacán.
El funcionario afirmó que la operación de captura de "Z-42" se realizó sin disparar un solo tiro pero que aún no hay detalles.
El "Z-42" asumió el liderazgo de Los Zetas hacia 2013 tras la captura de su hermano Miguel Ángel Treviño Morales, señalado entonces como el narcotraficante más sanguinario del cártel más violento de México. Miguel Ángel fue apresado en julio de 2013, casi un año después de que la Marina eliminase al líder anterior de Los Zetas Heriberto Lazcano, "El Lazca".
Raúl Benítez, experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México y quien ha analizado por años el caso de Los Zetas, dijo que la captura de "Z-42" es un golpe "muy importante para el Gobierno" y contra un cartel que ha sido de los más violentos no sólo con sus rivales, sino también con la población civil.
"Los Zetas y La Familia Michoacana eran especialmente agresivos contra la población y eso los hacía muy peligrosos", dijo el experto. Dicha familia es la antecesora de Los Caballeros Templarios. La organización, fundada por antiguos miembros de cuerpos de élite de las fuerzas de seguridad mexicanas, apareció en la segunda mitad de la década de 1990 como el brazo armado del Cártel del Golfo, con el que rompieron en 2010. Los Zetas han estado detrás de algunas de los peores hechos de violencia en la historia reciente en México, como la masacre de 72 migrantes en 2010 en San Fernando, Tamaulipas, y un ataque incendiario en 2011 a un casino del norte del país que dejó 52 muertos. El grupo ha recibido diversos golpes y se ha debilitado relativamente en los últimos dos años a medida que se producían caídas sucesivas de sus líderes.
El Gobierno mexicano ofrecía hasta 30 millones de pesos por información que llevara a la captura de Omar Treviño.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...