Uno de los testimonios que causó cierto asombro entre los presentes fue el de Luis Varela, despertando suspicacias alrededor de la teoría del "armado" de la escena de muerte de Carretero, supuestamente realizada por los acusados con ayuda de algunos miembros del Escuadrón 53.
El cabo primero de la Policía provincial relató que él junto al chofer de un móvil perteneciente a la Seccional 32º fueron los primeros en llegar a la escena de los hechos.
No en vano Varela con seguridad dijo: "nosotros fuimos los primeros en llegar" hasta el domicilio ubicado sobre calle Marinero Zarzoso 3193.
Previo a llegar hasta ese inmueble dijo que una persona de sexo masculino, que sería el acusado Castillo, les indicó dónde quedaba el domicilio en cuestión. Luego se encontró con dos sujetos que serían Tapia y González, quienes a su vez le indicaron que el cuerpo estaba en la planta alta.
El cuerpo, según el relato del testigo, "estaba sentado en el piso", "apoyado sobre la pared" y "bajo la ducha". También recordó que los acusados "me contaron que se querían bañar y que al mirar por la ventana del baño, vieron a la chica colgada".
Ante una pregunta del tribunal, el policía fue contundente al decir que durante el tiempo que estuvo de consigna en el baño, "no recuerdo haber visto a personal de Gendarmería" ingresar a la vivienda.
Justamente esta afirmación contradijo y expuso la aparente mendacidad en los testimonios del testigo y comandante principal de Gendarmería Nacional, Carlos Castro, como así también del primer alfer de la misma fuerza Eduardo Palomo y del gendarme José Ramón Sumariba.
Recordemos que en la tercera audiencia, el pasado miércoles, los tres gendarmes dijeron que al llegar hasta la escena de los hechos observaron la presencia de un solo policía, quien no los dejó ingresar al baño donde se encontraba el cuerpo de Carretero.
Ante esto los defensores técnicos de los acusados solicitaron que se leyera su anterior declaración, donde el mismo cabo primero dijo que, a las 10.30 de ese 5 de marzo del 2005, se encontraba en un móvil policial junto al cabo Anaquin realizando recorridos preventivos cuando recibieron un llamado telefónico por el cual se solicitaba su apoyo para una ambulancia del Same.
También se le recordó al testigo Varela que el mismo había dicho que "la chica estaba tirada en el baño" y que "al entrar a la pieza de Monje había un celular en el piso que sonaba, manchas rojas o de sangre en la cama y en el piso".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...