En la segunda audiencia del juicio por el homicidio de Luis Darío "Pato" Condorí, ocurrido en la ciudad de Humahuaca el 5 de septiembre de 2012, en la Sala de Audiencias del Tribunal en lo Criminal Nº 3, declararon seis testigos de los catorce que se tenía previsto.
Resulta que desde el Tribunal se planteó extender el período del juicio y que se convoque a cinco personas por turno (tanto en la mañana como en la tarde) en lugar de siete como estaba establecido desde un principio, siendo aceptado por las partes.
En la jornada de ayer prestaron declaración seis personas, entre ellas tres efectivos policiales que estuvieron en el momento de los incidentes, el cabo Ariel Ciro Tito, el sargento Juan José Párraga y el cabo Cristian Alfredo Cruz, todos ellos prestaban servicios en la Seccional 15º de Humahuaca cuando se produjo una supuesta usurpación y posterior enfrentamiento entre miembros de la organización social "Tití Guerra" y humahuaqueños.
El cabo Tito en su declaración dijo haber estado a medio metro de uno de los acusados y señaló: "Vi a Lavayén (por uno de los acusados) que disparaba contra la gente, yo tenía mi mano sobre su pecho para tratar de calmarlo, pero cuando inició el primero de los tres disparos me tiré al piso buscando refugiarme entre los autos que estaban en el lugar".
Además el efectivo manifestó que antes de los disparos "Lavayén me decía: hacé algo, porque encaño", en momentos que una multitud se abalanzaba sobre los integrantes de la organización social. Como así también relató que Marcos Guerra (otro de los acusados) tenía oculta entre sus prendas de vestir un arma de fuego, pero que no la usó.
En otro tramo de la audiencia prestaron declaración los testigos Adrián Sosa y Mario Corimayo, vecinos humahuaqueños que estuvieron presentes en el momento que un disparo alcanzó a Condorí provocándole la muerte.
"Vimos a Lidia Urbina (propietaria del predio que era supuestamente usurpado) sobre la ruta y nos dijo que un grupo de personas había tomado sus tierras. De inmediato fui a ver al ayudante de fiscal Alancay para que nos pongan al tanto de la situación, porque soy autoridad de los pueblos originarios y estábamos preocupados por lo que estaba pasando", dijo Mario Corimayo.
"En ningún momento la Policía controló la situación, sólo arrojaba gases lacrimógenos y balas de goma, una de ellas me hirió en la pierna y tuve que ser trasladado al hospital", continuó Corimayo.
También declaró la testigo Julia Nilda Urbina, quien manifestó haber recibido un llamado de su prima Lidia Urbina alertándola sobre un grupo de personas que se había metido a su propiedad y la habían sacado de los cabellos a ella y a su hijo menor de edad.
"Los enfrenté y les pedí que se fueran, cruzamos algunos insultos y cuando decidí tomarles unas fotos, nos persiguieron a mí y a mi hija que en ese entonces tenía 13 años, para quitarme la cámara fotográfica", dijo El juicio continúa hoy a partir de las 8.30 y se dispuso prestar declaración en un solo turno a cinco personas y reprogramar las declaraciones previstas del día de ayer y esta jornada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...