A un mes de haber sufrido los embates de las abundantes lluvias, crecientes y alud de agua y lodo y tras un arduo trabajo de reparación, quedó parcialmente habilitada la ruta provincial Nº 19, que une Normenta con Fraile Pintado y otros centros urbanos. El comunero Carlos Cruz, explicó que por el momento, sólo se puede acceder con un vehículo 4 x 4, ya que hay algunos tramos con terreno blando y demasiada humedad, por lo que resulta imposible entrar con otros vehículos. Por otro lado, indicó que pese a estar incomunicados y a las inclemencias del tiempo, la Escuela Primaria Nº 232 del Distrito La Candelaria permaneció abierta, siendo atendidos los niños por un docente directivo, que arribó al lugar montado y caminando, en tanto los padres, de a caballo, ayudaron con el traslado de la mercadería para el comedor.
También Cruz indicó que en la mañana de ayer, junto a docentes y pobladores de aquellos parajes, llegó hasta el municipio de Fraile Pintado para solicitar el préstamo de un camión que permita llegar hasta la escuela, al Secundario Nº 1, ubicados en La Candelaria, al Puesto de salud y a los puestos de los pequeños productores que hay en el trayecto, ya que desde hace un mes tanto los docentes, como el personal sanitario y la gente no pueden subir.
Largo mes de espera
Cabe recordar que desde hace un mes, los habitantes de Normenta, localidad ubicada en el departamento Ledesma, estuvieron incomunicados debido al devastador fenómeno climático que provocó en algunos tramos la desaparición de la única vía de comunicación. Ante ello el Gobierno de la Provincia, a través de Vialidad, envió maquinas y operarios que trabajaron a destajo para habilitar la ruta provincial 19, la que hoy, se encuentra transitable sólo para vehículos 4 x 4.
Todo este tiempo, el Centro Vecinal, la Comunidad aborigen y la Municipalidad de Fraile Pintado, realizaron un trabajo mancomunado, gestionando asistencia con mercadería para los habitantes que quedaron aislados y la llegada de maquinarias para la habilitación de la ruta, para el ingreso de víveres y medicamentos.
Los vecinos del lugar explicaron que el sector más afectado fue el ubicado entre los parajes Arrayanal y Madrejón, que corresponde a finca Marta, que se sitúa dentro de la zona protegida de la reserva de la biosfera. "El bosque nativo sufrió y sufre una intensa tala de especies madereras de todo tipo, por parte de personas inescrupulosas y lamentablemente no hay nadie que controle estas actividades". Al explicar lo sucedido durante el fenómeno climático expresaron que los terrenos de las laderas de los cerros en las zonas altas no soportaron el peso del agua de lluvia debido a que se cortaron los arboles de gran y mediano porte. "El agua se deslizó hacia las quebradas generando los bolsones de agua que luego se desplazaron hacia las zonas bajas, en forma de alud de barro, agua y vegetales llegando hasta donde se encuentra la población".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...