Los investigadores encontraron ropa ensangrentada en la casa del adolescente que confesó haber asesinado y enterrado a su novia de 14 años en la localidad santafesina de Rufino, y se sospecha que pertenecería a su padrastro.
Según anticipó el fiscal general de Venado Tuerto, Alejandro Sinópoli, a partir de esa prueba, el fiscal del caso, Mauricio Clavero, imputará en el hecho tanto al padrastro como a la madre del joven, mientras desvinculará por el momento a los abuelos maternos.
El hallazgo de la ropa y calzado con manchas de sangre se concretó en el allanamiento realizado en la casa del adolescente y fue confirmado por el propio Sinópoli, quien sostuvo además que los investigadores sospechan que el chico, que se llama Manuel y tiene 16 años, no actuó sólo.
"Se encontraron elementos muy importantes que vinculan a uno de los mayores detenidos y que tiene que ver con ropa con sangre", sostuvo el fiscal en declaraciones a radio La Red.
Posteriormente, en diálogo con el canal de noticias TN, dijo que "en el cuarto de la pareja se encontraron ropas y calzados con manchas de sangre".
Sinópoli anticipó que el fiscal Clavero no va a dictar la imputación sobre los abuelos, aunque sí respecto a la mamá y al padrastro, a los que consideraría "coautores o partícipes".
Clavero realizaría las imputaciones en una audiencia que se celebrará este jueves.
Sinópoli indicó que el hallazgo se conoció después de una conferencia de prensa celebrada la tarde del martes en la que se había señalado desde la fiscalía a cargo que por el momento no había elementos para inculpar a los parientes del adolescente detenido.
No obstante resta corroborar si la sangre pertenecía a Chiara y si las ropas efectivamente eran del hombre que se encontraba detenido junto con la madre del adolescente y los abuelos maternos.
"Tras la conferencia de prensa de este martes, se encontraron elementos muy importantes que vinculan a uno de los mayores detenidos que tiene que ver con ropa con sangre. Manuel (el novio de Chiara) actuó junto a otra persona", expresó.
Las dudas
Las principales dudas pasan por la contextura del adolescente detenido, bastante menor a la de la adolescente asesinada, que medía 1,75 metros y por las contradicciones entre la confesión de Manuel con los resultados de las pericias forenses en torno a la mecánica del asesinato.
Sinópoli advirtió que el menor, que este martes participó en la reconstrucción del hecho, se mostró "coherente" en su declaración, pero sus dichos de la forma en la que murió su novia "se contraponen" en forma "abismal" con las conclusiones de los peritos.
"Es abismal de lo que dice con lo que se comprobó científicamente", enfatizó el instructor.
El fiscal admitió que durante la reconstrucción del hecho, el adolescente actuó en todo momento para demostrar que era el único autor del crimen, hasta el punto de volver a cavar un pozo similar al empleado para depositar el cadáver de su novia.
En la conferencia, cuando todavía no se conocía el hallazgo de las prendas con rastros de sangre, Sinópoli había considerado que el adolescente "falsea la verdad" y advertido que en la investigación se debe determinar "si está ocultando a otros participes".
Chiara, quien se encontraba embarazada, había desaparecido la madrugada del domingo último, cuando visitaba a unas amigas, y su cuerpo fue encontrado enterrado a última hora de la noche del mismo día, en la casa de su novio.
Poco antes, el menor, había sido entregado por su padre, que es policía, y ante las autoridades confesó la autoría del crimen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...