Una joven estadounidense casi no vive para contarla. Se lanzó al mar desde una pequeña embarcación, para cumplir al pie de la letra con el ritual "Trash the dress" (la moda de destruir el vestido de boda), y por poco muere ahogada.
Amy decidió festejar tirándose al mar con su novio, pero no tuvo en cuenta que las capas de su lujosa vestimenta podían sepultarla bajo el agua. La feliz mujer saltó de un barco para unirse a su nuevo marido pero se enredó con los pliegues del traje bajo el agua.
Al ver que no podía salir a la superficie, varias personas que estaban en el lugar se apresuraron a rescatarla después de ver que su vida se encontraba en peligro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...