En medio de intensas labores de rescate, deudos de víctimas de la tragedia en el municipio de Salgar, en Colombia, esperaban ayer encontrar pronto a sus familiares desaparecidos, arrasados por la riada que acabó con la vida de casi 80 personas tras torrenciales lluvias.
Los equipos de rescate se coordinaban para proseguir la búsqueda de desaparecidos, mientras que la iglesia de Salgar se preparaba para organizar un acto masivo de despedida a los primeros fallecidos identificados.
"(Hoy) comenzarían a llegar los cuerpos y se haría también una ceremonia colectiva", dijo el párroco de Salgar Rubén López. Dado que "es posible que la cantidad de personas que quieran asistir a esta ceremonia sea bastante grande", se prevé que el sepelio colectivo sea organizado en el parque principal del municipio en vez de en la parroquia.
Los supervivientes esperaban noticias frente a la entrada del cementerio de Salgar, custodiada por soldados, por la que ingresaban y salían cuerpos recuperados de entre el lodo de la quebrada La Liboriana, desbordada la madrugada del lunes.
Las fuertes precipitaciones desgarraron las montañas en los alrededores, y se llevaron por delante el poblado La Margarita, a unos 100 kilómetros al suroeste de Medellín, ante el estupor de sus pobladores, dedicados mayormente al cultivo de café.
"Busco a mi hermanito que se desapareció. Desde anteayer no lo hemos podido encontrar", explicó Luz Arboleda, un ama de casa.
De los 78 fallecidos que deja el deslave, 73 fueron trasladados al servicio de Medicina Legal de Medellín, donde 39 fueron identificados, señaló en su balance de ayer la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), al frente de las labores de rescate.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...