Una mujer esposa de un policía mató con una trincheta a su hija de 10 años, que padecía un retraso mental, y luego intentó suicidarse con la misma arma y abriendo las hornallas de la cocina en una casa de la localidad bonaerense de Los Hornos, en el partido de La Plata, informaron ayer fuentes policiales y judiciales.
El caso ocurrió en la noche del viernes en una vivienda ubicada en las calles 65, entre 136 y 137, de Los Hornos, donde vivía la familia integrada por Carlos Lara, subcomisario administrativo de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), de 46 años; su esposa, María Inés González, de la misma edad, y la hija de ambos, María Guadalupe.
Cuando el policía llegó a su casa, vio manchas de sangre en el suelo, por lo que sospechó que le había ocurrido algo a su mujer o a su hija y se dirigió a la habitación de la niña.
Al entrar, encontró a María Guadalupe muerta en medio de un charco de sangre, y junto a ella, a su esposa, que todavía permanecía semiinconsciente y presentaba varios cortes en el cuello y las muñecas. Lara llamó al 911 y poco después una ambulancia trasladó a la mujer al hospital Rossi de La Plata, donde permanecía internada en grave estado.
En tanto, la Policía Científica concurrió al domicilio para recolectar evidencias y secuestró diversos elementos, entre ellos la trincheta aparentemente utilizada en el crimen.
"La mujer la cortó toda", contó aún conmovido, el fiscal que interviene en el hecho, Marcelo Martini, quien estuvo en el lugar.
Se defendió
El representante del Ministerio Público detalló que la niña "presentaba signos de haberse querido defender del ataque de su madre, ya que tenía cortes en una de sus manitos".
Sobre si la madre había aplicado algún tipo de sedante a su hija, Martini dijo que "habrá que esperar los resultados de la autopsia para determinar si la mujer medicó a la niña para reducir su resistencia", por lo que se desconoce esa circunstancia.
Lo que sí se sabe es que, al ingresar a la casa, el subcomisario percibió un fuerte olor a gas y descubrió que las hornallas de la cocina estaban abiertas. Luego, los criminalistas hallaron veneno para ratas, pero no se sabe si la mujer lo usó o intentó utilizarlo con la menor.
Con el cuadro que encontró en la casa de la calle 65, Martini dijo que se pudo establecer que después de matar a su hija, la mujer "se autoinfligió cortes en el cuello y muñecas con la misma trincheta con la que mató a la nena".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...