El joven condenado por arrojar la bengala que mató a un hombre en un recital de La Renga está prófugo.
Iván Fontán, condenado el miércoles, hallado responsable de la muerte de Miguel "Keko" Ramírez, no se presentó ante la Justicia y está en calidad de prófugo, según confirmó su propio abogado Gustavo Avellaneda.
El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Plata ya emitió la orden de captura de Fontán, sentenciado a 9 años y medio de prisión por el delito de "homicidio simple con dolo eventual", es decir que debió representarse que con su accionar podía causar la muerte de una persona.
El joven, quien había llegado en libertad al juicio oral, decidió no estar presente en la lectura del veredicto, pero cuando los policías lo fueron a buscar a su domicilio de Bahía Blanca, ya no lo encontraron.
Ayer a la mañana, Avellaneda confirmó que su defendido estaba desaparecido. "Su madre me dijo que había salido a caminar y después no apareció. Estamos preocupados, tendrá que aparecer y presentarse para cumplir la condena. Tuvo una conducta impecable en estos cuatro años", dijo el letrado.
Fuentes judiciales dijeron que los jueces que integran el TOC 2 de La Plata, Silvia Hoerr, Liliana Torrisi, y Claudio Bernard, ya firmaron una orden de detención y la Policía lo está buscando.
De todas formas, el abogado Avellaneda presentó el miércoles mismo un hábeas corpus ante la Cámara de Apelaciones de La Plata para intentar evitar la detención de Fontán. La cámara tiene tiempo hasta el mediodía para resolver ese planteo.
"Me parece que es una condena mediática para un caso mediático que satisface la labor periodística y no la labor judicial. Una condena de nueve años no se condice con lo que pasó", expresó Avellaneda.
Además, el abogado manifestó que la familia de Fontán recibió la condena "con una desazón absoluta" y dijo que ellos "estuvieron en las audiencias y saben cómo fueron las presentaciones de pruebas. El fallo nos dejó anonadados".
El hecho se registró el 30 de abril de 2011, cerca de las 22.30, en el autódromo platense Roberto Mouras, donde un joven encendió un dispositivo de tipo bengala que dirigió al nutrido grupo de personas que se encontraba dispuesto a escuchar al grupo de rock La Renga.
De acuerdo al informe forense, el proyectil impactó "en la zona cervical y le fracturó el maxilar inferior derecho y la primera costilla", lo que le ocasionó la muerte a Ramírez, una semana después, en un hospital de Melchor Romero.
El acusado estuvo preso pero la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata lo liberó por falta de mérito.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...