Matías Pérez Dávila es un quinto integrante de Medicina Legal de la PFA que vio a Mangeri ese sábado, aunque unas horas más tarde, a la mañana, cuando llegó detenido a la División Homicidios.
Señaló que tenía "lesiones mixtas y complejas" y recordó una excoriación en "la región lumbar izquierda" como una lesión "compatible con un rasguño".
Las lesiones que presentaba Mangeri la noche en la que terminó detenido son claves para la acusación porque consideran que 22 de esas 34 heridas eran excoriaciones producidas por rasguños que Ángeles le hizo al portero en un intento de defensa cuando fue estrangulada y se relacionan con el hallazgo del ADN del portero debajo de las uñas de Ángeles.
Mangeri dio distintas versiones sobre esas lastimaduras: que se las hizo arreglando un auto, que se raspó con clavos al caer de una escalera cuando pintaba su casa -en el debate dijo que esto se lo hicieron decir sus primeros defensores-, o que son quemaduras que le hicieron en un patrullero donde, según denunció, fue torturado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...