El salir a "correr" suave es una actividad que nos va a permitir disfrutar más de la carrera, podemos disfrutar del paisaje que cuando vamos haciendo series no nos damos cuenta, podemos charlar con los compañeros de entrenamiento y muchas más ventajas. Es una de las actividades deportivas más recomendadas por médicos, terapeutas y profesionales de la actividad física, para aquellas personas que buscan no sólo mejorar su apariencia física, sino también su salud emocional. Esto se debe a que correr se ocupa de la salud mental, al igual que el propio bienestar físico. Algunas razones por el que debes incluir este ejercicio en tu vida diaria.
Proporciona buenas sensaciones: después de realizar varios kilómetros suavemente uno se encuentra mejor, más relajado y en paz consigo mismo.
Mejora el bienestar físico y el psíquico: corriendo regularmente más de 10 km diarios se consiguen grandes cuotas de bienestar físico y psíquico. Incrementa el vigor físico, ayuda a regular el sueño, ayuda a controlar el peso y permite comer de todo, favorece y acelera la desaparición de los dolores de cabeza y otros dolores musculares, las piernas se hacen más ligeras, y ayuda a mejorar el humor. Permite pensar de forma relajada, lo que ayuda a aclarar las ideas y a despejar la mente. Los corredores que están más conscientes de estos beneficios son los que se incorporan a esta actividad con una edad más avanzada y lo hacen en busca de una mejor salud.
Limpia las arterias y los pulmones: el entrenamiento aeróbico que se procura con el trote es el más eficiente para limpiar las arterias de impurezas. Lo mismo se puede decir con los pulmones; en recientes investigaciones se pudo comprobar que aquellos que dejan de fumar y consiguen entrenar corriendo durante más de tres años seguidos pueden limpiar sus pulmones.
Tonifica los músculos, fortalece los huesos y refuerza los cartílagos: con el trote se consigue fortalecer los músculos y tendones, y, por tanto, los huesos. Pero no sólo los de las piernas, también se beneficia la espalda, el abdomen y, en menor medida, los brazos. Todas las personas (sin excepción) hemos nacido para andar y correr, no hacerlo sólo trae problemas físicos y enfermedades crónicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...