El español Jorge Lorenzo (Yamaha) firmó la tercera victoria consecutiva del curso en Moto GP, tras llevarse con relativa facilidad el Gran Premio de Italia, disputado en Mugello, y se aproxima a seis puntos de su compañero de equipo, el transalpino Valentino Rossi, en la cabeza del Mundial. "Quedan todavía doce carreras y es demasiado pronto para hacer pronósticos de las posibilidades de Marc Márquez de conservar su corona", declaró el vencedor después de los reveses del vigente campeón del Mundo.
"Quinto del campeonato después de seis carreras, ¡Qué sorpresa!", agregó Rossi, confirmando que la sombra del prodigio español de la escudería Honda persigue a todos, gane o pierda. "Cuando supe que Marc estaba segundo detrás de mí, pensé, va a ganar la carrera", reveló Lorenzo. Márquez, que fracasó en la sesión de clasificación como nunca desde que llegó a Moto GP en 2013, partía desde la 13º posición, pero en la segunda vuelta ya se había colocado en la segunda plaza, tras Lorenzo. "Esa remontada desmedida probablemente deterioró su neumático delantero, lo que le obligó a aflojar un poco cuando se situó detrás de Lorenzo", estimó Wilco Zeelenberg, el director de equipo del mallorquín.
El piloto de Yamaha adora liderar la carrera de principio a fin, donde se siente cómodo perfeccionando sus trayectorias en pista, y eso es lo que pasó. En la tercera vuelta, solo contaba con una ventaja de un segundo sobre Márquez y los dos pilotos Ducati, los italianos Andrea Dovizioso y Andrea Iannone, pero en el octavo giro ya los dejó a tres segundos, así hasta llegar a los ocho segundos de la 16º vuelta.
Una vuelta más tarde, Márquez veía irse por tierra todo el buen trabajo realizado tras una pugna con Iannone por el segundo puesto en la competencia desarrollada ayer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...