Un panadero de 38 años fue condenado ayer en Bahía Blanca a la pena de prisión perpetua, acusado de haber asesinado a puñaladas a su esposa en la vivienda que compartían en la localidad bonaerense de Punta Alta, en febrero de 2014.
El Tribunal Oral en lo Criminal de Bahía Blanca, integrado por los jueces María Eloísa Errea de Watkins, Hugo Adrián De Rosa y Eugenio Casas, condenó a Sergio Ariel Soria (38) a la pena de prisión perpetua por los delitos de "homicidio agravado por mantener relación de pareja con convivencia y por mediar la violencia de género", en perjuicio de María Esther Silva, de 28 años.
La lectura del veredicto se llevó a cabo pasado el mediodía y sin la presencia de Soria en la sala de audiencia en la planta baja del edificio de Tribunales ubicado en Estomba 34, en el centro de la ciudad.
Durante los alegatos, el fiscal de Homicidios, Cristina Long, requirió a los jueces que se le imponga a Soria la pena de prisión perpetua, mientras que la defensa del panadero, a cargo de Juan Manuel Martínez, admitió la responsabilidad del imputado, aunque consideró que existen circunstancias extraordinarias de atenuación y pidió que se lo pene con 10 años de cárcel.
Tras el ataque, Soria se presentó en la seccional policial de la vecina localidad de Coronel Rosales, donde confesó el hecho. Tras el ataque, Soria se presentó en la seccional policial de la vecina localidad de Coronel Rosales, donde confesó el hecho.
Por su parte, Soria, al declarar ante el tribunal, había contado que el 19 de febrero de 2014 discutió con su mujer luego que se presentase en la casa un hombre con el que, al parecer, ella mantenía una relación.
El acusado dijo no recordar qué sucedió, ya que perdió la conciencia al momento del crimen de su mujer.
Según Soria, cuando se fue ese hombre de la casa, "la mujer comenzó a decir de todo y tenía un cuchillo en la mano", aunque aseguró no recordar nada más de lo que sucedió.
Al recuperar el conocimiento -le dijo a los jueces- vio a la mujer herida, por lo que corrió el cuerpo y limpió el lugar para sacar a sus hijos de la vivienda.
Tras la lectura del veredicto, el fiscal Long señaló a Télam que "todos los extremos de la acusación que fueron esgrimidos en el debate fueron tomados por el Tribunal, no sólo los hechos expuestos por nosotros sino también la calificación durante los alegatos en la relación de convivencia y que, para nuestro criterio, era un femicidio, era un delito cometido por violencia de género".
"La violencia de género es un agravante del homicidio simple, justamente lo que el Tribunal acogió que era lo que nosotros habíamos solicitado, no sólo por el hecho de ser mujer sino por todas las circunstancias objetivas y subjetivas que rodearon este caso", expresó.
Long contó además que a partir de dicho fallo "tal vez anime a otras mujeres que estén en similares circunstancias a denunciar".
Merecida condena
Por su parte, Gisella Silva, una de las hermanas de la víctima, expresó que "es la condena que se merece, estamos conformes, se pudo hacer Justicia y agradecemos al fiscal que estuvo en todo momento".
"El (Soria) mintió en todo momento, el tema de violencia de él hacia mi hermana ya venía de hace rato", agregó.
El crimen fue cometido la madrugada del 19 de febrero del 2014 cuando el matrimonio se hallaba junto a sus tres hijos menores de edad en el interior de una vivienda del barrio Albatros XXVII, de Punta Alta, a 30 kilómetros de Bahía Blanca.
Según la investigación, mientras los chicos dormían, el hombre comenzó a discutir con su mujer por cuestiones de pareja hasta que tomó un cuchillo del tipo combate utilizado por las Fuerzas Armadas y le propinó varios cortes en el cuello hasta matarla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...