A mediados de año, comienza la temporada en la que somos más vulnerables a los virus respiratorios. La bronquiolitis es una de las enfermedades de las que más debemos cuidarnos y, principalmente, proteger a los bebés y niños de su contagio, estar alertas a los síntomas y tomar las prevenciones necesarias.

La mayoría de los chicos padecen de bronquiolitis antes de los dos años, una infección desarrollada por el Virus Sincicial Respiratorio que se dispersa por medio de gotas diminutas que se expanden en el aire cuando otra persona estornuda o tose.


¿Qué es el VSR?

* El Virus Sincicial Respiratorio (VSR) es uno de los principales causantes de bronquiolitis.

* Produce síntomas leves similares a los del refriado afectando directamente las vías aéreas inferiores, o "bronquioles".

* Afecta a personas de cualquier edad, pero los bebés recién nacidos, prematuros de bajo peso y los niños con cardiopatías congénitas se ubican en el grupo de mayor riesgo a contraer la enfermedad.

* El VSR puede causar otros padecimientos respiratorios como insuficiencia pulmonar o neumonía.


Síntomas

Los síntomas más comunes que suelen aparecer pronto son:

* Moqueo.

* Tos.

* Fiebre.

* Obstrucción de vías respiratorias o sibilancias.

* Pérdida del apetito.

Según el doctor Néstor Vain, médico pediatra, vicepresidente de la Fundación para la Salud Materno Infantil (FUNDASAMIN) y profesor titular de pediatría en la Universidad de Buenos Aires (UBA), "uno de los problemas más serios de este virus es que queda durante mucho tiempo en superficies como por ejemplo las mesas, mesadas, las manos", por lo que "hay que insistir en el lavado de manos, en especial cuando se va a tocar a un recién nacido o un lactante".

Aunque la mayoría no requieren internación, en los bebés con alto riesgo, como lactantes prematuros, la bronquiolitis puede provocar enfermedades más severas. En este caso, el doctor Vain recomienda que se debe consultar al especialista "en cuanto los padres noten que el bebé respira más rápido, con o sin secreción nasal (mocos), y que al niño le cuesta comer, que no puede tragar la comida, y se le dificulta dormir."


Prevenciones para los más chicos

* Mantené la lactancia materna para que el bebé reciba los anticuerpos necesarios.

* Suspendé la guardería o escuela a los niños con síntomas. Evitá otros lugares propensos a hacinamientos o sin ventilación.

* Respetá el control periódico de pediatría y controles rutinarios.

* Conocé y cumplí el calendario nacional de vacunación previa.


Prevenciones generales

El aseo es muy importante: el virus de la bronquiolitis puede mantenerse vivo durante media hora o más en las manos, y hasta cinco horas en objetos o pañuelos usados, por eso:

* Lavate las manos con agua y jabón. Evitá tocarte la nariz, la boca y los ojos, sin lavarte las manos.

* Evitá el humo del cigarrillo, basura, parrillas y otros.

* Mantené la casa limpia y desinfectada, evitando la reproducción de polvo y ácaros.

* Quedate en casa, el descanso es el mejor aliado y así también evitás contagiar a otros.


Es indispensable saber que...

* No existe una vacuna contra la bronquiolitis, por eso es muy importante su prevención.

* Los bebés son los primeros afectados.

* Ante los primeros síntomas se debe consultar al especialista.

* Se puede tener bronquiolitis más de una vez. En general, las reinfecciones son menos agresivas.

* La época de brote del virus arranca a fines de abril o mayo, con el comienzo del frío, hasta comienzos de septiembre.

* Según estudios internacionales, la bronquiolitis es la causa más importante de infección en el tracto respiratorio inferior en bebés menores de un año en todo el mundo.

Fuente: Entremujeres

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...