En nuestra provincia se registran más de siete casos de abusos infantiles por semana, y según la Organización Mundial de la Salud, detrás de cada delito, existen diez acallados por miedo o encubrimiento. Las estadísticas son alarmantes y en respuesta, el Ministerio de Salud programó capacitar a más de dos mil docentes en materia de prevención y en detección de casos. Este el objetivo de la tercer campaña provincial contra el abuso infantil que, con el lema "rompamos el silencio", fue lanzada ayer por el departamento de Violencia Familiar.
La campaña fue lanzada en presencia de niños y docentes de la escuela Pucarita y Bernardo Monteagudo de la capital, que participaron del acto con carteles y mensajes en contra de las diferentes formas de abuso infanto juveniles. Encabezó el acto el ministro de Salud, Saúl Flores, quien indicó que el abuso infantil es un problema que está siendo tratado por los diferentes efectores de la salud. De cara a los números, el ministro indicó que se pretenden fortalecer los métodos de detección de casos en el sistema de salud, y también apuntan a tratar de darle la confianza necesaria al menor para buscar ayuda si es que fueron víctimas de un abuso o maltrato. "Hemos convocado a todos los sectores y queremos poner énfasis en un abordaje interdisciplinario e intersectorial de la problemática porque viene creciendo", reconoció el titular de la cartera sanitaria.
Las acciones se iniciaron ayer y finalizará el 27 de noviembre, y apuntan a capacitar a docentes de las cinco regiones educativas, para que ellos sean quienes impulsen a los niños a cuidar su cuerpo y pedir ayuda en caso de sufrir cualquier tipo de daño. Al respecto el titular del Departamento de Violencia, Roberto Pizzolini, informó que en principio se tiene programado formar a los docentes del Región I, II, IV y V. Se estima que serán más de 2 mil docentes los receptores de manuales y cartillas, que instruirán a aproximadamente a unos 5 mil pequeños estudiantes. "Los abusos provocan sicotraumas gravísimos en los niños. Que abusen de un niño es comparable con recibir un balazo en la cabeza porque te destruye mentalmente y se buscan escudos toda vida para sobrevivir. Es por eso que debemos seguir redoblando esfuerzos", señaló Pizzolini.
Las capacitaciones apuntarán tanto a la prevención primaria, en donde se les enseñará a los niños que ellos "no son adultos en miniatura" y que deben ser educados a través del dialogo y de la comunicación, sin compromiso de abuso físicos. Este primer nivel también implica equidad de género, respeto al otro y respeto al propio cuerpo. En tanto, la prevención secundaria, está dirigida directamente a que los docentes sepan detectar casos en las aulas. "Con la capacitación de la primera y segunda campaña comprobamos que hay mucha más información sobre el abuso en alumnos y docentes, y eso permitió que se acercaran más casos al departamento de Violencia gracias a los maestros", detalló el médico Roberto Pizzolini.
Los datos estadísticos del corriente año, no son para nada alentadores. Según números del departamento de Violencia ubicado en el hospital San Roque, el año pasado se registraron de 5 o 6 casos por semana en la provincia, mientras que durante el 2015 se habla de 7 a 10 casos semanales. Si a cada caso les suma los diez acallados, según lo india la Organización Mundial de la Salud, se hablaría de casi cien casos semanales en Jujuy. Además se debe tener en cuenta que el número sólo apunta a los episodios atendidos por el sistema sanitario, sin tener en cuenta a las víctimas que junto a sus padres directamente concurren a la Policía de la Provincia para hacer una denuncia.
Los más afectados
Según el titular del departamento de Violencia, Roberto Pìzzolini, la franja en la que se detectan más casos va de los 5 a 12 años, y si bien años se atrás se hablaba de que las niñas eran mayoría, hoy el número se equiparó y los varoncitos son igualmente afectados por este flagelo. El médico además se mostró preocupado, porque otra novedad es que hay cada vez más casos de niños que abusan de los más chicos, es por eso que los padres deben estar atentos no sólo a las personas mayores sino también a los pares de sus hijos.
Otro dato importante del departamento de Violencia fue que lo habitual es que los victimarios o abusadores sean adultos o niños mayores que forman parte del entorno social del abusado. Además se informó que el 80% de los abusos infantiles son intrafamiliares, y en el 70% de los casos, el abusador es el papa biológico de los niños, en segundo lugar se encuentran los padrastros y en adelante cualquier miembro de la familia como tíos, abuelos o primos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...