El seleccionado argentino intentará escalar desde las 20.30 el último peldaño rumbo a la final de la Copa América, una obsesión para este plantel de Gerardo Martino que quiere colgarse una medalla de campeón después del subcampeonato del mundo alcanzado hace un año en Brasil, pero enfrente tendrá al complicado representativo paraguayo que dirige Ramón Díaz, con el que empató en el debut del Grupo B después de ir ganando por dos goles al cabo del primer tiempo.
Con ese antecedente fresco en el ánimo y la memoria de ambos, argentinos y paraguayos saldrán al campo de juego del estadio Ester Roa, de Concepción, a partir de las 20.30, bajo el arbitraje del brasileño Sandro Ricci y con la televisación de la TV Pública y DeporTV.
El equipo de nuestro país, no ofrece variantes en la previa, ni de nombres ni de propuesta, porque todo sale de memoria. Después, en la ejecución, cuando los jugadores se mueven y ese 4-2-1-3 inicial se estira hacia el costado o hacia delante, el resultado de la operatoria va inevitablemente a variar. Si es como contra Colombia, con muchos puntos altos y pocos bajos, aunque esto está sujeto a los imponderables lógicos del fútbol, habrá garantías ciertas de que la llegada a la final tendrá una vía de acceso bastante plana.
La luz amarilla que se mantendrá encendida para la selección argentina en esta semifinal, pasa justamente por los nombres de los tres amonestados que tiene el equipo argentino, Lionel Messi, Javier Marcherano y Sergio Agüero, que en caso de ver otra tarjeta del mismo color se estarían perdiendo la hipotética final del sábado en Santiago.
Los paraguayos, por su parte anuncian el retorno de los lesionados Néstor Ortigoza y Miguel Samudio, los tres hombres que cuentan con una tarjeta amarilla son Pablo Aguilar, Valdez y Osvaldo Martínez.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...