De repente, en Posadas, el domingo a las 18.15 se hizo de noche cuando las nubes se adueñaron del hasta entonces soleado cielo. A la salida del estadio de Guaraní Antonio Franco sólo se escuchaba la música del vestuario visitante. Inclusive los policías, aparentemente amargados por la derrota, levantaron las vallas y se fueron. Únicamente El Tribuno de Jujuy aguardaba para charlar con el técnico de Gimnasia, Sebastián Méndez, quien accedió al mano a mano y habló de todo.
"Me voy muy conforme con la actuación del equipo. Se jugó bien porque manejamos la pelota. Tuvimos actitud incluso después de marcar el primer gol porque fuimos a buscar el segundo, llegando con un lateral hasta el fondo. Fue una virtud no refugiarse atrás en esos momentos y continuar buscando", analizó el "Gallego" el dos a cero sobre el conjunto misionero.
Agregó que ya en el primer tiempo se debieron ir al descanso con al menos un tanto a su favor, ya que tuvieron el control del juego. "Además hay que tener en cuenta que se lesionó Leguizamón, que es un jugador de nivel, de jerarquía. Planificamos un triunfo desde el trabajo, la tenencia y de no quedarse con el uno a cero. Fuimos por más para liquidar el trámite", sostuvo.
Cuando se le preguntó que se dice en una charla técnica en el entretiempo si el funcionamiento rozó la perfección, Méndez reconoció que "sólo se arenga para que continúen igual, que traten de marcar y se corrige pequeños detalles, como aquel cabezazo de Narese en el área. Se trabajó mucho en la semana y teníamos muy observado al rival. Sabíamos cómo nos podía entrar y sólo me sorprendió que no jugara Sagarzazu, pero Ceballos -su reemplazante- también es muy habilidoso. Hicimos bien las cosas".
También se refirió al ingreso del juvenil Agustín Sufi, quien se había roto los ligamentos cruzados en el torneo pasado y el domingo volvió a entrar a un campo de juego. Encima envió el centro perfecto para el primer grito "albiceleste" que convirtió Marcos Pérez de cabeza. "Me sentí feliz porque volvía después de recuperarse de una lesión complicada. En mi carrera sufrí diez lesiones y él es un chico, tiene 19 años y hasta podría ser su padre porque tengo 38. Reconforta verlo jugar. Le dije lo que tenía que decirle y se rompió el alma para estar nuevamente. Lo felicité al final", reconoció el entrenador.
Asimismo se refirió a la gran campaña realizada en esta primera parte de la B Nacional, con 34 puntos en su haber, que implicó terminar entre los cinco mejores que al final de la temporada pelearán por dos lugares en la "A". "Fuimos de menor a mayor, pero somos muy resistidos en Jujuy. Me parece que esta performance para cualquier club sería más que buena. Sin embargo somos resistidos desde la prensa hasta el juego, cuando en realidad en todas las canchas salimos a buscar siempre. Habla que tenemos una idea que no vamos a cambiar", señaló.
Mientras que si consideraba que puede haber influido el hecho del "no ascenso" de la temporada anterior, Méndez fue contundente: "Entiendo perfectamente, pero este es un nuevo proceso. Simplemente se nos pegó demasiado. Es verdad que jugamos partidos malos. También es cierto que jugamos muchos encuentros buenos. Pero se armó todo en contra y ahora son los mismos que están cambiando el discurso. Yo no cambio el discurso ni soy rencoroso. Miro para adelante".
Ya pensando en el futuro coincidió que en la segunda rueda habrá que ratificar la levantada que tuvo el equipo para poder estar "en la conversación". "Es así y por eso esperamos los refuerzos. Todos los clubes ficharán jugadores en estos días. Además se irán muchachos valiosos de los planteles de la B Nacional. Tenemos que reforzarnos", pidió.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...