Puerto Rico quedó este lunes al borde de un default luego de que el gobernador Alejandro García Padilla admitiera que la enorme deuda de 73.000 millones de dólares es impagable.
El gobernador, quien tiene previsto dar un mensaje público para abordar la crisis fiscal este lunes, afirmó al diario The New York Times que "la deuda es impagable". "No hay otra opción. Quisiera tener una opción más fácil. Pero esto no es política, es matemática", dijo García Padilla.
De inmediato, los bonos de Obligaciones Generales de Puerto Rico cayeron 10% en el mercado de Wall Street, en Nueva York.
García Padilla señaló que la isla, asfixiada por falta de liquidez tras ocho años de crecimiento económico negativo, busca diferir pagos mientras renegocia con sus acreedores para evitar el default.
En su condición de estado libre asociado norteamericano, la isla caribeña de 3,5 millones de habitantes no puede declararse en bancarrota, por lo que un impago de deuda podría tomar años en resolverse.
"Nadie en el gobierno (federal) o en Washington contempla un rescate de Puerto Rico" dijo el lunes el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest, al señalar no obstante que la administración de Barack Obama seguirá coopeerando con San Juan eante sus "srios retos financieros"
La Casa Blanca ha sugerido la posibilidad de que Puerto Rico obtenga acceso a la ley de quiebras, pero para eso el Congreso tendría que modificar la legislación.
El anuncio del gobernador coincide con la divulgación de un sombrío informe de exfuncionarios del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, que concluye que la carga de la deuda es insostenible.
"La economía se encuentra en un círculo vicioso en el que las finanzas públicas insostenibles están alimentando la incertidumbre y el bajo crecimiento".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...