Más de 200 mil personas se concentraron ayer en las inmediaciones del Congreso de la Nación y bajo la consigna #NiUnaMenos pidieron la implementación de políticas integrales entre todos los poderes y jurisdicciones del Estado para decirle basta a los femicidios y a la violencia de género, una problemática que "atraviesa todas las clases sociales, credos e ideologías".
En una manifestación con mayoría de mujeres, pero con gran presencia de hombres, familias, militantes políticos, personalidades de la cultura y del espectáculo, los participantes le pusieron el cuerpo a un reclamo cuyo eje quedó plasmado en un documento que fue leído desde el escenario por el actor Juan Minujín.
"En 2008 mataron una mujer cada 40 horas; en 2014, cada 30. En esos 7 años, los medios publicaron noticias sobre 1.808 femicidios. ¿Cuántas mujeres murieron asesinadas sólo por ser mujeres en 2015? No lo sabemos. Pero sí sabemos que tenemos que decir basta", leyó el actor y agregó: "En estos años, los femicidios dejaron cerca de 1.500 niñas y niños huérfanos y algunos de ellos están obligados a convivir con los asesinos. El problema es de todos y de todas. La solución hay que construirla en conjunto. Necesitamos sumar compromisos para cambiar una cultura que tiende a pensar a la mujer como objeto de consumo y descarte y no como una persona autónoma".
El documento elaborado por las organizadoras hizo hincapié en la dimensión cultural que tiene la violencia contra las mujeres. El documento elaborado por las organizadoras hizo hincapié en la dimensión cultural que tiene la violencia contra las mujeres.
El documento elaborado por las organizadoras de la concentración que según la Policía Federal reunió a más 200 mil personas en Capital Federal y se replicó en más de 100 ciudades de todo el país, hizo hincapié en la dimensión cultural que tiene la violencia contra las mujeres.
"El femicidio es la forma más extrema de esa violencia y atraviesa todas las clases sociales, credos e ideologías: Pero la palabra "femicidio' es, además, una categoría política. Es la palabra que denuncia el modo en que la sociedad vuelve natural algo que no lo es: la violencia machista. Y la violencia machista es un tema de Derechos Humanos", afirmó la proclama, que asegura que "el femicidio no es un asunto privado, es producto de una violencia social y cultural que los discursos públicos y de los medios vuelven legítima".
Desde el escenario, Minujín señaló que los femicidios "no deben tratarse como problemas de seguridad", y destacó que "la lucha contra ellos exige una respuesta múltiple, de todos los poderes del Estado y todas sus instancias, nacional, provincial, municipal, pero también precisa una respuesta de toda la sociedad civil".
Entre los "puntos ineludibles" que las organizadoras consensuaron "para recorrer el camino hacia #NiUnaMenos", figuran la instrumentación total y con la asignación de presupuesto acorde de la ley 26.485; la recopilación y publicación de estadísticas oficiales sobre violencia hacia las mujeres; la apertura y funcionamiento pleno de Oficinas de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias; y profundización en todas las currículas educativas de los diferentes niveles de la educación sexual integral con perspectiva de género.
También exigieron garantías para la protección de las víctimas de violencia; patrocinio jurídico gratuito para las víctimas; y la creación de más hogares-refugio, con una asistencia interdisciplinaria desde una perspectiva de género.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...