Es decana de la Facultad de Ciencias Económicas de Catamarca y presidente del Consejo de Decanos de Ciencias Económicas de las facultades públicas nacionales. Se reunieron en Jujuy en el marco de los encuentros anuales que se desarrollan en todo el país.
¿Qué es el Consejo de Decanos de Ciencias Económicas (Codesa)?
Es un encuentro donde nos reunimos en plenarios ordinarios, se realizan dos veces al año, siendo este el primero del 2015. El anterior lo realizamos en diciembre del año pasado en Ushuaia.
Nuestra preocupación pasa por la mejora en la calidad de nuestras carreras, buscamos que no se basen sólo en la formación de aspectos científicos y técnico s, que hacen al ejercicio profesional, sino que también tratamos de transmitirles, de la mejor manera, las competencias que necesitan para lograr esa movilidad social que tanto buscan cuando eligen nuestras carreras.
Buscamos generar objetivos actitudinales que hagan de nuestros alumnos los profesionales y dirigentes que la sociedad actual necesita.

¿Cuál es el nivel académico en las diferentes facultades de nuestro país?
A través del Codesa tratamos que el mismo sea parejo en cuanto a contenidos y exigencias en todo el país; las diferencias que pueda haber quedan sujetas a la calidad de los docentes.
En este sentido, desde cada una de las unidades académicas trabajamos para mejorar tanto la calidad de nuestros profesores como las inversiones que se hacen, por ejemplo en bibliotecas y otros recursos.
En este plenario en particular, uno de los temas que nos convocó fue la creación de un sistema de actualización permanente para los docentes; buscamos incentivar y estimular a los profesores, como así también analizar nuestras carreras de post grado que colaboran al logro de los objetivos que nos proponemos.

¿Esta búsqueda de excelencia académica es acompañada por los alumnos?
Los estudiantes vienen ansiosos por aprender y formarse, los que llegan a las carreras de Ciencias Económicas responden a nuestras exigencias. Tenemos dificultades con la calidad de la educación pre universitaria, se nota a nivel país, pero en algunas provincias en forma particular, que no hay un buen nivel en esta etapa.
Esto hace que algunos de nuestros ingresantes tengan conocimientos inferiores a los que consideramos serían los óptimos para el ingreso a una universidad.
En algunos casos tienen dificultades muy serias, no solo con matemáticas sino también con el manejo del idioma, técnicas de estudios y sus habilidades para expresarse tanto en forma oral como escrita.
En el ingreso a la vida universitaria hay estudiantes con muchas dificultades, lo que marca un problema muy grande en relación a la deserción en los primeros años. Más allá de los esfuerzos que hacemos por articular con el sector pre universitario y por darles posibilidades en las unidades académicas, hay problemas de base que son muy difíciles de superar.
Esa es la dificultad principal, la otra es la situación económica que se vive en algunas provincias, provocando que los chicos tengan que salir a trabajar a edades más tempranas. No contamos con estudiantes "full time".

Ante esta realidad, ¿ha cambiado el rol de los docentes universitarios?
El docente que estaba acostumbrado, y creía que era suficiente pararse e iniciar una clase de tipo expositiva, ha empezado a darse cuenta de que para seducir a los nuevos alumnos hay que conocer otros métodos pedagógicos y ser más creativos en el diseño de las diferentes asignaturas.
En ese sentido cambia, porque estos métodos han pasado a tener una trascendencia superior a las que tenían hasta hace algunos años. De cualquier manera el docente universitario es un profesional con muchas ansias de progresar, de actualizarse y de trabajar con los jóvenes.
En las universidades públicas somos muy conscientes de que de esas aulas van a salir los dirigentes del futuro, por lo que trabajamos con muchas ganas, más allá de que las retribuciones no siempre están acordes a las exigencias del trabajo.
Eso nunca fue un impedimento para trabajar con muchas ganas y voluntad.

Una vez finalizada la carrera, ¿cómo es la apertura al mundo laboral de los egresados?
Difiere la realidad que se vive en cada provincia, nuestros graduados todavía consiguen trabajo y encuentran espacios en el mercado laboral. De hecho, la masividad que tienen nuestras carreras habla de que la gente ve en ellas posibilidades reales de trabajo.
Los chicos cuando eligen que estudiar no sólo piensan en cuál es la que más le agrada, sino también en cuáles les brindan una mayor movilidad social y desarrollo económico.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...