El segundo Encuentro Mundial de Movimientos Populares contó con la presencia del Papa Francisco junto al presidente Evo Morales Ayma. Dirigentes sociales de más de 40 países se dieron cita en la Expo Feria de Santa Cruz para deliberar durante tres jornadas.
Los presentes salieron fortalecidos después de escuchar las palabras del Sumo Pontífice, quien los instó a trabajar por una sociedad más justa y equitativa. El Papa aprobó el documento compuesto por diez puntos que elaboraron las organizaciones, e hizo énfasis en las tres T: tierra, techo y trabajo.
Se comprometieron también a luchar contra el individualismo, la ambición, la envidia y la codicia que anidan en su sociedad.
Tuvo frases destacadas como, "me pregunto si somos capaces de ver estas realidades destructoras que responden a un sistema que se ha hecho global". En otro tramo dijo: "Sabemos que un cambio de estructuras que no viene acompañado de una sincera conversión del corazón, termina por burocratizarse, corromperse y sucumbir".
Al referirse al cuidado del planeta citó: "Hay que vivir bien, que no es lo mismo que pasarla bien"; a pesar del tenor de la situación, el mensaje que se extendió por exactamente una hora tuvo algunos pasajes de humor y bromas.
Francisco finalizó diciendo: "Y si alguno de ustedes no puede rezar, piense bien en mí y envíenme buena onda". Así, dio tres tareas para cambiar las estructuras donde involucró a los sectores más empobrecidos que forjan a los movimientos populares Latinoamericanos. Anteriormente hizo uso de la palabra Evo Morales quien aprovechó las cámaras de todo el mundo para hacer hincapié en su gestión y recordar sus épocas de militante, resaltando que "para hacer la revolución no se necesita dinero, sino ganas y convicción". Al final el Papa saludó a distintos referentes que le entregaron obsequios sencillos, incluso un dirigente minero le puso un casco, lo mismo hizo con el primer mandatario boliviano. Como era de esperarse, al retirarse del recinto Francisco fue ovacionado por los presentes.
Decálogo de Santa Cruz
Los participantes concluyeron en los siguientes puntos: "Impulsar y profundizar el proceso de cambio. Reafirmar el compromiso con los procesos de cambio, de liberación, para dar vida a las esperanzas y las utopías que nos convocan a revolucionar las estructuras más profundas de presión, dominación, colonización y explotación. Vivir bien en armonía con la Madre Tierra. Promover la "ecología integral" de la que habla el Papa Francisco. "Defender el trabajo digno. Compromiso de lucha por la defensa del trabajo como derechos humanos. Por la creación de fuentes de trabajo digno, por el diseño e implementación de políticas que restituyan todos los derechos laborales eliminados por el capitalismo neoliberal, tales como los sistemas de seguridad social, de jubilación y el derecho a la sindicalización". Condenamos el machismo, cualquier forma de violencia contra la mujer, en particular los feminicidios y gritamos ¡Ni una menos!. Asimismo, "Rechazo a la precarización, la tercerización para superar la informalidad a través de la inclusión, nunca con persecución ni represión", entre otros puntos.
Por último, "nos comprometemos a luchar para que la ciencia y el conocimiento sean utilizados al servicio del bienestar de los pueblos".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...