Cuando los espectadores se acerquen a ver de qué se trata "Risas y caramelos", van a descubrir un mundo muy especial, en el que el teatro y el clown son dos de los ingredientes mágicos que se verán en un personaje que tiene mucho sueño y sueños.
Este ser se hace dueño de la escena y se duerme para despertarse en un espacio extraño, desconocido, donde todo lo que lo rodea es conflictivo, por lo que le es imposible conciliar el sueño. Entonces buscará solucionar sus problemas mientras espera un viaje que lo devuelva a ese mundo inicial, donde él había iniciado el camino. Ésta es la aventura teatral que verá la luz hoy a las 17.30 en los altos del Teatro Mitre.
Con efectos de mimo y magia, la propuesta ofrece además, sorpresas que alimentarán la imaginación de quienes la puedan disfrutar.
Mimo y magia. La propuesta ofrece además sorpresas que alimentarán la imaginación de quienes la puedan disfrutar.
Está basada en la acción y por eso mismo, no tiene mucho texto. Es producto de una observación minuciosa hacia la simpleza y espontaneidad y aquellos que hace tan especiales a los niños. Jeremías Alancay es el actor y autor de esta obra en la que prevalecen las aventuras en primera persona. Nos contó que viene trabajando hace más de diez años sobre el escenario. Que sus inicios fueron con el grupo Sala 8 y que luego, encontró en el clown eso que tanto quería, que fue soltar ese otro yo en vivo y tener otra mirada desde el arte escénico. Con los años el artista se perfeccionó en la técnica del mimo en la obra "El Que Hijote de la Mancha" y este año llega de nuevo a las tablas con "Risas y caramelos", su ópera prima inspirada en la infancia.
El actor, que pasó por varias etapas y ofreciendo su arte a distintos públicos, fue también descubriendo facetas en su carrera.
Sensaciones distintas y anécdotas vividas son las que Jeremías detalló con precisión.
"Con el hecho de actuar el público te va devolviendo el aplauso pero eso es del director, por más que uno como actor aporta, es distinto a que uno lo haga dirigiendo. Como actor obtenés mucha experiencia y ahora es otra faceta, por el hecho de estar solo" destacó Jeremías. Entonces este proyecto es acaso, tener que cumplir con dos roles, como mirar lo propuesto y mirarse a la vez, por lo actuado. Sin dudas que para él es todo un desafío que se puede conocer en esta producción que ya fue preestrenada en el Teatro Estación de Perico.
La propuesta está. Es una obra que no tiene ni principio, ni final, pero que es divertida y muy sencilla, de agrado para los espectadores.
"Y el clown es eso. Hacer reír, no importa la situación. ¿Y si la obra es dramática? El clown le busca la vuelta para que la historia se convierta en alegría" definió Jeremías a su arte, aprovechando de agradecer al público, sobre todo a los chicos que se acercan a él siempre con un abrazo y por una imagen que les quede de recuerdo. Eso, seguramente, es lo más satisfactorio de su arte; llegar al corazón de quienes son su motivación constante para seguir. "Puedo demostrar algo que es muy valioso; y es que el payaso no es peligroso y que no da miedo al final".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...