"En los últimos tiempos han ocurrido cambios sustanciales en el tema narcotráfico en nuestro país", dijo ayer a El Tribuno Víctor Hugo Montenegro, periodista y jefe de prensa de Cadena A, una de las redes de televisión con más amplia cobertura en el vecino país.

Montenegro llegó a nuestra ciudad para investigar el impacto de los cargamentos terrestres de cocaína que son trasladados en flotas de camiones de empresas que se hallan vinculadas a contratos con el Estado boliviano.
Para graficar, dijo que el tema se politizó en la República de Bolivia por las repetidas noticias de decomiso de cocaína en camiones cisterna que transportan combustibles hacia los puertos de Buenos Aires, Rosario de Santa Fe y el norte de Chile.
"En los últimos tiempos varias empresas que son contratadas por YPFB, la petrolera estatal boliviana, se vieron salpicadas por transportar cocaína hacia la Argentina y Chile, cuyos propietarios gozan de libertad y de jugosos contratos estatales, esa es la polémica en nuestro país", informó.
El periodista denunció que llama la atención que en Argentina como en su país los únicos que van a la cárcel son los choferes y los serenos o cuidadores de las fábricas de cocaína, y que tiene información de que por delitos de esta índole las cárceles de la región se hallan pobladas con numerosos ciudadanos bolivianos.
Montenegro reconoció que ni bien tocó suelo salteño se informó a través de nuestro diario que otro camión cisterna había sido detenido en la frontera.
Se trató de un camión perteneciente a la empresa Boliq, en cuyo chasis la AFIP halló 130 kilos de cocaína.
"Este es el tema que preocupa, que empresas beneficiadas por el Gobierno estén rozadas, digamos así, por el negocio del narcotráfico".
El origen
El periodista aseguró que muchos de los empresarios o emprendimientos con más desarrollo en Santa Cruz de la Sierra comenzaron tras los "perdonazos" del Gobierno, es decir que el blanqueo de capitales sin hacer preguntas fue motivo de desarrollo.
"La ciudad petrolera del oriente boliviano en pocos años se convirtió en el centro de las inversiones. Eso trajo una inmensa cantidad de colombianos, chinos y rusos y lo que más prolifera hoy en ese ambiente son las casas de juego clandestinas.
Montenegro aseguró que la cantidad de hectáreas de hojas de coca que se producen en Bolivia están estancadas desde hace años, ya que la pasta base se importa ahora desde Perú para los laboratorios de tecnología colombiana que se diseminaron por todo el país.
"Hay lugares como Yapacaní donde la propia población repele el accionar de la fuerzas de seguridad, dicho de otra manera, aunque es triste, el narcotráfico es el que genera el empleo y da la vida a esos pobladores", denunció.
El periodista dijo que los secuestros de cientos de kilos de droga ya no causan sensación en su país y, al parecer, en Argentina tampoco.
"Hace poco tiempo estuvo haciendo un curso de piloto profesional el hijo del ahora prófugo Joaquín "El Chapo" Guzmán, el jefe del cartel de Sinaloa. Sí, en Bolivia estudiando para pilotó profesional", reflexionó.
Para el periodista vecino, la problemática del narcotráfico ya no tiene frontera y, al parecer, no se vislumbra una solución en el corto plazo, por ahora. (Ver video pág. web).

Otro cisterna y la sombra del desembarco de El Chapo Guzmán
La llegada del líder del cartel de Sinaloa sonó fuerte en Bolivia. En la madrugada de ayer la AFIP detuvo en la frontera norte un camión con 35.000 litros de alcohol, en cuyo chasis estaban camuflados un total de 130 kilos de cocaína de máxima pureza.
La droga secuestrada se suma a otros 27 kilos hallados a un pasajero de origen boliviano detenido en la ciudad santafesina de Rafaela.
Con respecto a estos secuestros, el periodista del vecino país dijo que se debe a la alta producción que tiene en estos momentos Bolivia, alentada por el precio internacional de la droga y la tecnología y experiencia que trajeron los químicos colombianos, cuyo conocimiento sobre la producción de la pasta base de cocaína, su refinamiento a clorhidrato y sus distintos cortes cambiaron el negocio.
"Ya no hay casi droga colombiana", afirmó.
Montenegro dijo además que el hijo de El Chapo Guzmán estuvo en Santa Cruz de la Sierra en un curso de piloto profesional. Después en el oriente boliviano se hablaba ya -antes de la fuga del capo del cartel de Sinaloa- que se estaban realizando preparativos para la llegada del mismo. Esas eran versiones de la calle, pero a la luz de los acontecimientos no son descabelladas", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...