¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

15°
12 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Clausuraron un taller textil clandestino en Buenos Aires | Bajo Flores, Villa Lugano, taller textil clandestino, Policía Metropolitana, incendio

Jueves, 30 de julio de 2015 00:00
BAJO FLORES / TALLER CLANDESTINO CLAUSURADO AYER EN BUENOS AIRES. COMO ESTOS HAY CENTENARES EN ESA CIUDAD.
Un taller textil clandestino fue clausurado en las últimas horas por personal de la Policía Metropolitana en el Bajo Flores, luego de que se constatara que ese local funcionaba oculto detrás de una pared construida con placas de yeso en una propiedad de 2.500 metros cuadrados.
Fuentes de la fuerza informaron que por este hecho quedó imputada una mujer de nacionalidad boliviana.
El área de Contravenciones y Faltas de la Policía Metropolitana en conjunto con personal de la Agencia Gubernamental de Control llevaron a cabo un procedimiento durante el que clausuraron un taller textil clandestino ubicado en la callé José Martí 1048 del barrio porteño de Flores.
En el lugar se secuestraron 173 bolsones con prendas de vestir, 50 máquinas de coser y documentación relacionada con la causa.
En los talleres textiles clandestinos hay personas que trabajan en condiciones infrahumanas, algunos de ellos con sus niños.
Además, quedó imputada a disposición de la justicia una mujer de 40 años, de nacionalidad boliviana, encargada del establecimiento.
Al ingresar a la propiedad la dueña les negó a las autoridades que allí funcionase un taller textil y les mostró todos los ambientes de este domicilio, que consta de 2.500 metros cuadrados.
Una vez que subieron al primer piso, los oficiales de la brigada detectaron que había una pared construida con placas de yeso que, a simple vista, parecía levantada recientemente.
Por este motivo, la inspeccionaron y comprobaron que una de las placas estaba cortada a la mitad y, con solo apoyarse sobre la parte superior, se levantaba y daba paso a un ambiente de 360 metros cuadrados donde funcionaba un taller textil clandestino.
La mayoría de estos trabajadores son inmigrantes bolivianos a quienes hacen trabajar muchas horas en un mismo día.
Esta información fue elevada a la Fiscalía Oeste, a cargo de Martín Lapadú, quien ordenó clausurar el taller, imputar a la mujer encargada y dueña del lugar y secuestraron las prendas de vestir, máquinas y todo lo relacionado con el funcionamiento de un taller textil.
Niños, víctimas de incendio
Dos niños, uno de ellos en grave estado, permanecían ayer internados en el Hospital Garrahan al sufrir severas quemaduras e intoxicaciones como consecuencia del incendio de un taller clandestino ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano.
Se trata de un niño de 11 meses, de nombre Sebastián, quien sufrió quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo, mientras que su hermana, Belén, de tres años, sufrió una intoxicación que la dejó en terapia intensiva durante tres días. El incendio se produjo el pasado miércoles en una vivienda de la calle Madariaga 6411, donde funcionaba un taller clandestino. En los últimos diez días, se incendiaron tres talleres ilegales en la ciudad, uno en Flores, otro en Floresta y el restante ahora en Lugano.
El pasado 27 de abril, dos hermanos menores de edad, de siete y 10 años, murieron a raíz de un incendio que se produjo en un taller clandestino ubicado en Flores.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Un taller textil clandestino fue clausurado en las últimas horas por personal de la Policía Metropolitana en el Bajo Flores, luego de que se constatara que ese local funcionaba oculto detrás de una pared construida con placas de yeso en una propiedad de 2.500 metros cuadrados.
Fuentes de la fuerza informaron que por este hecho quedó imputada una mujer de nacionalidad boliviana.
El área de Contravenciones y Faltas de la Policía Metropolitana en conjunto con personal de la Agencia Gubernamental de Control llevaron a cabo un procedimiento durante el que clausuraron un taller textil clandestino ubicado en la callé José Martí 1048 del barrio porteño de Flores.
En el lugar se secuestraron 173 bolsones con prendas de vestir, 50 máquinas de coser y documentación relacionada con la causa.
En los talleres textiles clandestinos hay personas que trabajan en condiciones infrahumanas, algunos de ellos con sus niños.
Además, quedó imputada a disposición de la justicia una mujer de 40 años, de nacionalidad boliviana, encargada del establecimiento.
Al ingresar a la propiedad la dueña les negó a las autoridades que allí funcionase un taller textil y les mostró todos los ambientes de este domicilio, que consta de 2.500 metros cuadrados.
Una vez que subieron al primer piso, los oficiales de la brigada detectaron que había una pared construida con placas de yeso que, a simple vista, parecía levantada recientemente.
Por este motivo, la inspeccionaron y comprobaron que una de las placas estaba cortada a la mitad y, con solo apoyarse sobre la parte superior, se levantaba y daba paso a un ambiente de 360 metros cuadrados donde funcionaba un taller textil clandestino.
La mayoría de estos trabajadores son inmigrantes bolivianos a quienes hacen trabajar muchas horas en un mismo día.
Esta información fue elevada a la Fiscalía Oeste, a cargo de Martín Lapadú, quien ordenó clausurar el taller, imputar a la mujer encargada y dueña del lugar y secuestraron las prendas de vestir, máquinas y todo lo relacionado con el funcionamiento de un taller textil.
Niños, víctimas de incendio
Dos niños, uno de ellos en grave estado, permanecían ayer internados en el Hospital Garrahan al sufrir severas quemaduras e intoxicaciones como consecuencia del incendio de un taller clandestino ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano.
Se trata de un niño de 11 meses, de nombre Sebastián, quien sufrió quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo, mientras que su hermana, Belén, de tres años, sufrió una intoxicación que la dejó en terapia intensiva durante tres días. El incendio se produjo el pasado miércoles en una vivienda de la calle Madariaga 6411, donde funcionaba un taller clandestino. En los últimos diez días, se incendiaron tres talleres ilegales en la ciudad, uno en Flores, otro en Floresta y el restante ahora en Lugano.
El pasado 27 de abril, dos hermanos menores de edad, de siete y 10 años, murieron a raíz de un incendio que se produjo en un taller clandestino ubicado en Flores.