Al menos tres personas murieron ayer y otras seis resultaron heridas por la explosión de un coche bomba cerca de una mezquita chiita en la capital de Yemen, Sanaá, cuya autoría fue reivindicada por la rama del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en este país.
En un comunicado difundido a través de Twitter, el EI aseguró que el atentado fue perpetrado con un coche bomba estacionado junto a un templo de los ismailíes en "venganza" por el apoyo de estos a los rebeldes chiitas hutíes, que controlan actualmente la capital yemení.
Según la agencia estatal de noticias Saba, la mayoría de las víctimas resultaron ser miembros de la comunidad Al Bohra, que pertenece a los ismailíes, una de las corrientes del islam chiita.
El coche bomba estaba aparcado junto a la mezquita Al Faid al Hatimi, situada en un complejo religioso dedicado a esa comunidad religiosa, en el que también hay un centro cultural y una escuela religiosa.
El complejo se encuentra en un suburbio en el este de Sanaá, donde la mayoría de la población pertenece a los Bohra.
El Estado Islámico en Yemen llevó a cabo en los últimos meses ataques contra civiles chiitas y también contra objetivos de los rebeldes.
En marzo pasado, la rama yemení del EI reivindicó el mayor atentado cometido en el país, cuando varios suicidas detonaron sus cargas explosivas en diferentes mezquitas de la ciudad, matando a más de 130 personas.
A finales de marzo pasado y tras el triunfo del movimiento rebelde hutí sobre gran parte del país más pobre del mundo árabe, Arabia Saudita, uno de los más férreos aliados de Estados Unidos en Medio Oriente, armó una inédita coalición de 10 Estados árabes para restituir al presidente reconocido por la comunidad internacional, Abdo Rabu Mansur Hadi.
Desde entonces los bombardeos aéreos de la coalición regional y los combates en el terreno entre los rebeldes hutíes y sus aliados, y las tribus y las milicias pro Hadi convirtieron a gran parte del país en un campo de batalla que en cuatro meses dejo más de 3.500 muertos, 16 mil heridos y más de un millón de desplazados. En sólo 25 años, Yemen, un país de 26 millones de habitantes, sufrió una guerra civil, uno de los episodios más intensos de la llamada Primavera Árabe, un levantamiento armado separatista, una campaña de bombardeos de drones estadounidenses, aún en curso, y, ahora, este conflicto regional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...