Hoy vuelve al trabajo el plantel de Talleres con renovado aire tras la goleada conseguida sobre Pellegrini por 5 a 1.
Tras el análisis del cuerpo técnico con sus dirigidos, de lo sucedido contra el "Peye", será puesta a la consideración de todos el próximo rival, Atlético Mitre a quien visitará en partido por la séptima fecha del Federal B.
El "expreso" necesitaba ganar su compromiso como local para descomprimir un ambiente que se estaba poniendo denso y una prueba fue que el acompañamiento de la gente no fue el esperado por la dirigencia. En todo caso, estuvieron los que siguen confiando en el proceso que dirige Miguel Amaya como director técnico.
Con ese objetivo, el DT movió el tablero con algunos cambios posicionales. Cardozo estuvo firme en el fondo y los dos penales ejecutados con frialdad confirmaron su rol de penalero. Lavayén salió como lateral izquierdo y cumplió una buena tarea agregándole una dosis extra con los tiros libres bien ejecutados y Castillo jugó como carrilero por izquierda aportando el sacrificio de siempre de mitad de cancha hacia arriba y colaborando en la recuperación de la pelota.
Correa se batió solo en la contención y funcionó. Valeriano con 10 en su espalda jugó suelto por todos los sectores como un volante ofensivo y esa vocación se tradujo en el gol que convirtió. Arriba Leiva y González estuvieron muy movedizos.
En la misma cancha, tras la goleada consumada, ante El Tribuno de Jujuy, Maximiliano Martinez (autor del quinto gol) reconoció que: "Era importante ganar este partido, porque necesitábamos un triunfo sobre todo de local además no veníamos sumando puntos. Los tres nos vienen muy bien para volver a ponernos en carrera. Esto es para el grupo que viene trabajando con todo cada día, es un reconocimiento al esfuerzo que nos merecíamos.
Ahora tenemos que ir a jugar a Salta con Mitre y lo haremos con la misma convicción que afrontamos el partido contra Pellegrini".
Luego agregó: "Solo nos faltaba un poquito de confianza a todo el grupo. En la semana se hablaron muchas cosas y hubo presión. Creo que todo eso nos hizo reaccionar con un click en a cabeza y le ofrendamos un triunfo a la gente". Por último se refirió a lo que tuvo que vivir en la previa del partido, manifestando con un nudo en la garganta: "En lo personal esto me viene muy bien, porque el viernes perdí a mi abuelo que era como mi viejo para mi, el sábado lo sepulté. Gracias a Dios convertí un gol y se lo dediqué mirando al cielo porque sé que desde allá me sigue alentando como lo hizo siempre. Yo quería estar en el equipo y jugar aunque sea un ratito".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...