Mientras unas 20 mil personas continuaban afectadas por las inundaciones en el norte bonaerense, la situación se complicaba hoy con la presencia de una fuerte sudestada, acompañada de lluvias, con vientos de hasta 70 kilómetros por hora.
Durante toda la jornada de ayer, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) mantuvo el alerta por sudestada "con vientos muy fuertes".
El alerta regía para el Río de la Plata, zonas costeras y el Delta del Río de la Plata, y se estimaron que vientos de entre 50 y 70 kilómetros por hora permanecerían al menos hasta hoy.
Ante esta situación, la creciente del Río de la Plata actuaba como un efecto tapón que impedía el escurrimiento de las grandes masas de agua provenientes de los desbordados cursos fluviales del interior bonaerense.
EL SMN también emitió ayer otro alerta por la tarde sobre posibles lluvias intensas en la zona afectada por las inundaciones.
El organismo explicó que la formación de un sistema de baja presión en las inmediaciones de la República Oriental del Uruguay provoca áreas de lluvias, algunas localmente fuerte sobre la zona de cobertura.
En el norte bonaerense hay al menos 11 mil personas evacuadas por la crecida de ríos como el Luján, Arrecifes, Salto, Areco y Matanza, entre otros, tras las fuertes lluvias que comenzaron una semana atrás en la región y que también afectaron varias poblaciones del sur de Santa Fe.
El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, informó que eran 11 mil los evacuados y que se estiman en 20 mil los damnificados.
El funcionario supervisó el despliegue de fuerzas federales en Arrecifes, Zárate, Mercedes, Pergamino y San Antonio de Areco, y consideró que a pesar de que el agua había bajado en una jornada con escasas lluvias, "la situación podría agravarse con la sudestada".
No obstante, advirtió que "todos los recursos materiales del Estado se están utilizando para mitigar la situación".
Las localidades más afectadas eran Pergamino, Luján, Lobos, Arrecifes, Salto, Baradero, Navarro y Gregorio de Laferrere, entre otras, a causa del crecimiento de los cauces de ríos y arroyos, que seguían alimentándose de los grandes volúmenes de agua que escurrían de los campos.
En el distrito de Luján, el río homónimo alcanzó en la noche del martes 5,43 metros, mientras que el registro de las 15:00 del día de ayer mostró una baja en el caudal de agua hasta los cinco metros, que trajo algo de alivio, pero aún permanece en todos los damnificados la preocupación de que la sudestada y las nuevas lluvias compliquen la situación una vez más.
Por su parte, el intendente de Luján, Oscar Luciani, declaró la "emergencia hídrica" y se suspendieron las clases en todo el distrito.
El municipio de Escobar informó ayer que la situación "comenzó a normalizarse y los arroyos de la zona se encuentran en su cauce normal", antes de que comenzarán los efectos de la sudestada.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...