Según el Ministerio de Salud de la Nación más de la mitad de la población de nuestra provincia padece sobrepeso. Además los niños presentan obesidad cada vez a edades más tempranas. Por las alarmantes estadísticas y a manera de promover nuevos hábitos saludables, el Ministerio de Salud de la Provincia realizó una capacitación dirigida a los profesionales de la nutrición llegados desde diferentes puntos de la provincia que apuntó a definir nuevas estrategias para promover hábitos saludables.

La falta de tiempo para realizar actividades de recreación, el modo en que afrontamos el estrés cotidiano, el impacto de la propaganda de comida, la promoción escandalosa que hace la industria alimentaria en la mente de los niños para instalar sus mercancías, el poder adictivo de los dulces y las harinas, entre otros, son algunos de los factores que hicieron que crezca considerablemente el número de personas con sobrepeso.

La coordinadora de redes dependiente de la Secretaría de Determinante de la Salud, Mariana Pflaum, indicó que el objetivo del encuentro realizado fue promover políticas públicas de alimentación saludable y actividad física, fomentar la alimentación saludable desde un enfoque comunitario y fortalecer la red de nutricionistas del sistema de salud. "Dado el avance de las enfermedades crónicas no transmisibles es importante para el Gobierno de Jujuy -a través del Ministerio de Salud- generar estrategias innovadoras que puedan focalizar en estos problemas, diseñando nuevas formar de implementar las políticas, respetando la cultura alimentaria de cada región", indicó Pflaum.

Para disminuir las estadísticas, los nutricionistas recomendaron incrementar el consumo de frutas y verduras, y disminuir la sal.

Más allá de que la buena alimentación contribuye a tener un peso ideal y estamos en la "previa" de la primavera, momento en que muchos comienzan nuevas dietas, los profesionales informaron que un régimen alimentario correcto además de contribuir a la estética personal, es fundamental para prevenir enfermedades crónicas, entre ellas la obesidad, la diabetes, la hipertensión y en algunos casos, el cáncer. Con esta impronta disertó durante la jornada desde el Ministerio de Salud de la Nación, la nutricionista Emilia Barrionuevo, quien destacó que las patologías antes mencionadas se presentan cada vez a etapas más tempranas, incluso en niños que no superan el año de vida, y se producen por la nutrición deficiente.

La profesional de la cartera nacional indicó que todas las enfermedades crónicas no transmisibles comparten los mismos factores de riesgo: una alimentación inadecuada. Es por eso que promovió una alimentación sin conservantes, modelo que en nuestro país es muy poco utilizado. Por ejemplo, la nutricionista informó que en Jujuy se consume solo una o casi dos porciones - un 1,8%- de verduras y frutas por día, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda comer al menos 5 pequeñas porciones variadas para una correcta nutrición.

Otro punto importante en la alimentación, es reducir la cantidad de sal. Según las estadísticas nacionales que difundió Emilia Barrionuevo, Jujuy mejoró notablemente sus índices de consumo de sodio durante el 2014 según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada recientemente, gracias a las recomendaciones de los profesionales de la salud. "Es favorable que en Jujuy se deje de consumir sal, lo que muestra que sólo hay que reforzar la promoción para desterrar este hábito. Muchas veces uno pone sal de manera automática, antes de probar la comida y hay que terminar con esa costumbre", dijo la nutricionista, quien agregó que quienes deseen reemplazar este condimento sumamente dañino para la salud, pueden hacerlo usando verduras como el ajo, la cebolla, el puerro, o el limón, que también realzan el sabor de las comidas. También recomendó cocinar las carnes al horno y no hervirlas para conservar más el sabor de las preparaciones y así no necesitar de la sal.

Además del consumo de frutas y verduras, y el reemplazo de la sal, también preocupa al sistema sanitario la nutrición de la población infantil. Por este motivo, los nutricionistas acordaron generar acciones para llegar a los padres, y educarlos para crear hábitos saludables en los más chicos desde su nacimiento. Estas costumbres deben reforzarse del mismo modo en su etapa escolar, y en este sentido recomendaron a las instituciones educativas capacitarse para implementar quioscos saludables, a fin de que los niños en los recreos puedan comprar frutas, verduras o yogurt descremado, y no productos con alto contenido en grasas, sal, azúcar o alimentos ultra procesados, que además producen adicción. "Es fundamental regular el consumo de comidas en los niños porque los hábitos alimentarios se forman en los primeros años", dijo Barrionuevo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...