Las autoridades chinas evacuaron ayer los barrios residenciales aledaños al puerto de Tianjin, en donde se produjo el miércoles fuertes explosiones, por temor a una contaminación química en el lugar de la catástrofe que dejó al menos 104 muertos.

La cifra de muertos pasó de 85 a 104, según funcionarios locales citados por la agencia china Xinhua. Entre las víctimas mortales hay al menos 21 bomberos. Asimismo, 722 personas tuvieron que ser hospitalizadas, 58 de ellas están en estado crítico, según fuentes oficiales.

Ayer por la mañana se produjeron nuevas explosiones en la zona portuaria, lo que provocó densas columnas de humo negro.

"Ante la propagación de sustancias tóxicas, la población situada cerca de la zona ha sido invitada a evacuar", indicó la agencia oficial Xinhua.

Las operaciones de evacuación se realizaron en un radio de tres kilómetros en torno al lugar de las explosiones, después de que se descubriera cianuro de sodio, un componente químico altamente tóxico.

Al mezclarse con agua, el cianuro de sodio libera vapores tóxicos de cianuro en altas proporciones, que pueden tener gravísimas consecuencias para la salud de humanos y animales, así como medioambientales.

Tres días después del desastre, las autoridades siguen luchando por controlar el incendio y no consiguen identificar con precisión todas las sustancias químicas almacenadas en la zona portuaria.

Después de que ayer las fuerzas de seguridad les impidieran asistir a una rueda de prensa de responsables locales, varios habitantes y familiares de víctimas acusaron a las autoridades chinas de esconder la magnitud de la catástrofe. "No tenemos ninguna información, nada, el gobierno no nos habla, nos dejan en la ignorancia", declaró una mujer.

Ayer, el Papa Francisco se solidarizó con las víctimas de esta catástrofe. "Mi pensamiento se dirige en este momento a la población de la ciudad de Tianjin", dijo.


Preocupación por sustancias químicas

Las explosiones de Tianjin suscitan mucha preocupación respecto a la naturaleza de los productos químicos almacenados en el puerto, y la imagen de unos policías con máscaras antigás no parece que vaya a tranquilizar a los habitantes.

Un responsable municipal de seguridad laboral, Gao Huaiyou, comunicó una lista de las sustancias que podría haber en el puerto, citando entre otras bisulfito sódico, magnesio, sodio, nitrato de potasio, nitrato de amonio y cianuro de sodio.

"Creemos que podría haber aún muchos productos químicos almacenados en las zonas de la terminal", declaró Gao.

Las autoridades recurrieron a trabajadores de empresas productoras de cianuro de sodio "porque son expertos en la naturaleza del producto químico y las formas de tratarlo", explicó.

Más de 200 expertos nucleares y bioquímicos del ejército chino fueron desplegados el jueves.

Según algunas informaciones, los primeros equipos de bomberos, que fueron al lugar del siniestro para apagar el incendio, antes de las explosiones, habrían echado agua sobre los depósitos de sustancias químicas peligrosas, ignorando que podían activarse en contacto con el agua.

Los bomberos siguieron los procedimientos adecuados, insistió un alto responsable, que reconoció que no sabía qué productos químicos estaban almacenados en la zona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...