Al grito de ¡renuncia ya!, miles de personas, encabezadas por universitarios, marcharon ayer en la capital de Guatemala para exigir la salida del presidente Otto Pérez, cuyo Gobierno se encuentra cada vez más debilitado y aislado a raíz de su supuesto involucramiento en un fraude fiscal.
"El Presidente debe renunciar ante el clamor del pueblo", dijo Miriam Flores, catedrática de la estatal Universidad de San Carlos (Usac), entre el ensordecedor ruido de trompetas de plástico y bandas musicales mezclado con el estallido de petardos.
"Otto, la cárcel te espera", "La corrupción nos está quitando la vida", "Otto ladrón", señalaban algunas de las pancartas que portaban los manifestantes durante la marcha que salió de la sede central de la Usac, en la periferia sur de la capital, hacia el centro histórico, donde se unieron a la de otros manifestantes que repudian a Pérez.
"Esta es una marcha histórica, el Presidente es un cobarde y ya no representa la unidad nacional", expresó el estudiante Iván Castillo, uno de los miles de indignados que se unieron a la marcha.
El presidente Pérez fue involucrado el pasado viernes con una red delictiva conocida como "La Línea", que cobraba sobornos a empresarios para eludir el pago de impuestos aduaneros. El fraude fue revelado el 16 de abril por la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscripto a la ONU.
Según la Fiscalía, Pérez es uno de los líderes de la banda de defraudación aduanera junto a la exvicepresidente Roxana Baldetti, quien renunció al cargo y se encuentra en prisión preventiva en un cuartel militar de la capital, desde donde será trasladada a una cárcel ordinaria para mujeres.
Al clamor de la calle en favor de la renuncia de Pérez se sumaron en las últimas horas de ayer la Procuraduría General de la Nación y la Contraloría General de Cuentas. Antes, la cúpula empresarial había pedido la dimisión del Presidente.
Mientras las marchas transcurrían en la capital, otros grupos de manifestantes optaron por bloquear al menos 10 carreteras en el oeste y norte del país.
A las protestas se sumaron varias empresas que, con la consigna de "paro nacional" contra la corrupción, optaron por cerrar sus negocios, incluidas las transnacionales de comida rápida McDonalds y Dominos.
Por su parte, Pérez aseguró el domingo en un mensaje a la población que no renunciará al cargo y que "dará la cara" para enfrentar a la justicia, aunque lleva cinco días sin aparecer en público.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...